Aeropuertos

Posible nuevo retraso en apertura del aeropuerto Berlín por defectos en cableado.

La apertura del nuevo aeropuerto de Berlín, prevista para octubre de 2020 tras nueve años de retraso sobre la fecha prevista por numerosos problemas técnicos y escándalos de sobrecoste, podría sufrir un nuevo aplazamiento por deficiencias en el saneamiento del cableado, publica hoy Bild.

Según el informe sobre el estado de las obras del futuro aeropuerto internacional Willy Brandt de 16 de abril de este año al que tuvo acceso el diario, la empresa de gestión de proyectos WSP detectó “1.415 deficiencias” en el cableado, 863 de las cuales calificó de “sustanciales”.

El documento, identificado como “confidencial”, señala que el BER -código de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) con el que se designa este nuevo aeropuerto- lleva “once meses” de retraso sobre el calendario previsto y agrega que existe una “probabilidad de más del 50 %” de que se den “demoras adicionales”.

La sociedad gestora del aeropuerto había recibido en febrero un informe de 466 páginas del proveedor de servicios de certificación técnica TÜV Rheinland, que tras varios meses de inspección determinó que “la seguridad operativa y la eficacia de las instalaciones objetadas no pueden ser certificadas de manera concluyente”.

El documento se refiere a las instalaciones de alimentación eléctrica de seguridad y al alumbrado de emergencia en la zona sur de la nueva terminal.

El aeropuerto, por su parte, confirmó el contenido del informe, pero subrayó que desde entonces la situación ha mejorado y que así se ha informado al consejo de supervisión y que las deficiencias han sido corregidas o “están siendo subsanadas actualmente”.

El informe “reflejaba el estado en ese momento” y enumera medidas a tomar, que han sido “implementadas con éxito” en las semanas posteriores, indico un portavoz del BER al diario.

Para el futuro aeropuerto, exponente de mala planificación de las grandes infraestructuras públicas en Alemania, se han llegado a anunciar hasta seis fechas de inauguración -la primera en octubre de 2011- y todas han tenido que ser canceladas al descubrirse nuevos fallos en las obras y en la seguridad de las instalaciones.

Las obras comenzaron en 2006 y el presupuesto actual -6.500 millones de euros- triplica ya el original, ante la necesidad de subsanar los problemas detectados y también de aumentar las instalaciones inicialmente proyectadas para poder absorber al creciente número de pasajeros.

Por: EFE