Aerolíneas

Una nueva aerolínea nórdica se une a la guerra de vuelos transatlánticos low cost.

Una nueva aerolínea nórdica está a punto entrar en la guerra de las las principales aerolíneas europeas para ofrecer vuelos transalánticos a bajo coste. Se trata de un operador poco conocido y que se ha convertido en el primer cliente de la nueva gama de aparatos del fabricante de aviones Airbus.

Primera Air, especialista en vuelos vacacionales desde Dinamarca y controlada por el islandés Hrafn Thorgeirsson, recibirá la primera versión de largo alcance del avión A321neo en octubre. Esta máquina, aunque solo tiene un pasillo, está pensada para trayectos largos, rutas que crucen el Atlántico y unan Europa con América. La firma tiene ideado aprovechar muy bien los kilómetros extra de vuelo que ofrece este modelo para realizar unos vuelos que usualmente son reservados a aviones de dos pasillos.

Primera Air entrará en un mercado de larga distancia y bajo coste que ya tiene aerolíneas trabajando. Norwegian ha sido la pionera en ofrecer vuelos a Estados Unidos con fuertes descuentos con una flota de Boeing 787, y se prepara para recibir en el futuro el modelo LR de Airbus. Por su parte, Wow Air Ehf se especializa en el transporte de bajo coste de pasajeros dispuestos a hacer una escala en Reikiavik dentro de su ruta hacia Norteamérica.

Los tres casos muestran aerolíneas que han salido en busca de nuevos mercados hacia el sur. Primera inició sus vuelos desde el aeropuerto de Stansted en Londres a Newark el mes pasado, y también operará de París a Birmingham, con servicios a Boston, Toronto y Washington.

Norwegian tiene un importante centro de operaciones en Gatwick, Londres, y también opera aviones 787 desde Barcelona, París y Roma, además lleva sus naves 737 al límite de su rango con servicios desde Inglaterra e Irlanda al este de Estados Unidos. Ahora conecta 21 ciudades europeas con 15 en Estados Unidos y Canadá, a través de Islandia.

Presiones económicas
Thorgeirsson afirmó que las aerolíneas están siendo forzadas a buscar mercados fuera de la región nórdica, en parte como consecuencia de una menor demanda doméstica, en un símil de las presiones económicas que impulsaron las invasiones vikingas del noroeste de Europa hace más de mil años.

“Hay un estancamiento”, afirma el ejecutivo. “El número de pasajeros de vuelos chárter en Dinamarca no ha registrado cambios en los últimos cinco años, y eso se repite a lo largo de toda Escandinavia. Vimos lo mismo en el año 800 antes de Cristo. Noruega sufrió de un exceso de población y las leyes permitían la herencia solo a los hijos mayores. Así que la gente comenzó a navegar hacia Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia”.

Solo Stansted tiene un área de influencia de 26 millones de personas, según Primera, que ha establecido su sede en Riga, Letonia, para minimizar costes. La cifra casi iguala las poblaciones combinadas de Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia. Las aerolíneas más grandes están alerta ante la amenaza y han comenzado a realizar sus propios servicios intercontinentales de bajo coste.

Por Bloomberg – El Economista

Foto: Mario Serrano