Incidentes y Accidentes

33 pasajeros hospitalizados por la pérdida de presión en un avión de Ryanair.

Treinta y tres pasajeros de Ryanair fueron atendidos en el hospital, algunos sangrando por las orejas, después de que su avión con destino a Croacia perdiera la presión de la cabina e hiciera un aterrizaje de emergencia en Frankfurt el pasado viernes. Los pasajeros se han quejado del mal trato recibido por la compañía de bajo coste, publicó La Vanguardia.

El suceso ocurrió en el vuelo 7312 de Dublín a Zadar, en Croacia, cuando el aparato perdió la presión de la cabina y se desvió al aeropuerto de Frankfurt Hahn, dijo Ryanair en un comunicado. ”En línea con el procedimiento estándar, el equipo desplegó las máscaras de oxígeno e inició un descenso controlado”, dijo el comunicado de la aerolínea.

Un registro en flightradar24.com, que sigue a tiempo real la posición de hasta 20.000 vuelos diarios en todo el mundo, muestra que el vuelo descendió de 37,000 a 10,000 pies en un período de siete minutos a 80 minutos del vuelo. Ryanair afirma que el avión “aterrizó con normalidad y los clientes desembarcaron, donde un pequeño número recibió atención médica por precaución”.

Un portavoz de la policía alemana dijo que 33 de 189 pasajeros fueron hospitalizados, algunos sangrando por las orejas.“Los pasajeros se quejaron de dolores de cabeza y oídos y sufrían náuseas”, ha explicado. El portavoz dijo que algunos siguen recibiendo tratamiento este sábado.

La española Minerva Galvan Domenech ha explicado a la web de noticias Spiegel Online que los pasajeros tuvieron que esperar 45 minutos antes de poder abandonar el avión. Otro pasajero, Conor Brennan, explica en The Irish Times que “el personal del aeropuerto y la Cruz Roja hicieron todo lo posible para manejar la situación, ya que Ryanair no se veía por ningún lado”.

”Realmente mostraban una sorprendente falta de empatía por sus clientes, casi rozando lo inhumano”, explica. Galvan denuncia que muchos pasajeros tuvieron que pasar la noche en el aeropuerto, algunos de ellos durmiendo en el suelo. Ryanair ha explicado que los pasajeros recibieron cupones para comuda pero que “había escasez de alojamiento disponible”.

El investigador alemán de accidentes aéreos BFU, responsable de investigar el incidente, ha explicado que su equipo se dirige al aeropuerto de Hahn para recuperar la grabadora de voz de la cabina y el registrador de datos de vuelo y para entrevistar a la tripulación y los pasajeros. El portavoz de BFU se negó a especular sobre la posible causa del incidente y la compañía aérea no ha comunicado aún la causa de la pérdida de presión en la cabina.

Ryanair ha informado de que un vuelo ha partido esta mañana de Frankfurt a Zadar, aunque la policía afirma que algunos pasajeros han decidido no continuar con su viaje.