Lanzamientos y Promociones

Colombia: Avianca estrenará aerolínea regional.

La compañía aérea más grande del país tiene vía libre para conformar en Colombia una nueva empresa que se aleja de las rutas troncales que ya conoce para explorar un nuevo negocio, más local.

La Aeronáutica Civil autorizó la entrada en operación de una nueva aerolínea propiedad de Avianca que prestará el servicio de transporte aéreo comercial secundario, es decir, en rutas no troncales o regionales. De esta forma, cuando surta el trámite, comenzará a competir en un segmento hasta ahora ocupado por compañías como Satena, EasyFly y ADA.

Inicialmente, la sociedad Regional Express Americas S.A.S. (aún no se conoce el nombre comercial) podrá volar a siete rutas, seis de las cuales conectarán la capital del país con las ciudades intermedias Florencia, Yopal, Ibagué, Manizales, Popayán y Villavicencio, y una que irá de Cali hasta Tumaco.

Según el acta de la Aerocivil, la operación arrancará a finales de este año o a inicios del próximo, pero aún no se ha terminado de planificar, por lo que la empresa debe definir con los aeropuertos, entre otras cosas, los turnos de aterrizaje y despegue según la disponibilidad de franjas horarias para así establecer los itinerarios. Hasta el momento sólo está confirmado el número de frecuencias semanales, que va de tres a 24.

Avianca le informó al mercado financiero su intención de constituir una nueva aerolínea el pasado 19 de junio. Esta propuesta llegó oficialmente a las manos de la Aerocivil a finales de abril de 2018, con el fin de que fuera discutida en el marco de la segunda audiencia pública para proyectos del año, que tuvo lugar el 31 de mayo.

Posteriormente (el 7 de junio), de acuerdo con los reglamentos aeronáuticos de Colombia, la solicitud se estudió a puerta cerrada en el comité evaluador de proyectos aerocomerciales de la autoridad aeronáutica dirigida por Juan Carlos Salazar, en donde se concluyó que sería aprobada, pues “cumple con los requisitos formales exigidos”.

Avianca aseguró que, de momento, la nueva aerolínea es una intención y no se hará efectiva ni tangible “hasta que se cumplan los procesos mandatarios por las autoridades”, por lo que no entregó detalles de la operación. Apenas se sabe que el 100 % de las acciones son propiedad de Avianca Holdings S.A.

Según expertos consultados, crear una subsidiaria suele ser una estrategia de las grandes aerolíneas para mantener una estructura de costos bajos y no cargar a la firma principal con toda la operación.

De acuerdo con el cronograma, el próximo paso será que la sociedad Regional Express Americas entregue a la Aerocivil toda la documentación adicional que se demande para oficializar la conformación de la aerolínea. Para ello tiene un plazo de 90 días, sin contar con el tiempo que puede tomar la obtención de un certificado de operación, por tratarse de una nueva firma que operará en el mercado local.

Óscar Imitola, jefe de transporte aéreo de la Aeronáutica Civil, explicó que la holding tendrá 180 días (prorrogables por 180 días más) para “abrir sus puertas al público”, considerando que algunos de los procedimientos y la planificación misma toman tiempo, incluso si ya tiene en sus manos el certificado de operación (CDO) y los respectivos permisos. En caso de extender el plazo, el proceso tomaría gran parte de 2019.

Previamente a la audiencia en la que Avianca presentó masivamente la propuesta ante representantes de la industria y el público en general, dando cumplimiento a un requisito establecido en el Código de Comercio, y en la cual se escucharon pronunciamientos a favor y en contra, diferentes áreas de la Aerocivil emitieron su concepto respecto a la viabilidad técnica, jurídica y financiera del proyecto.

“Lo más importante es el factor técnico, el tema de seguridad operacional. Adicionalmente hay un aspecto jurídico, relacionado con el cumplimiento de una serie de requisitos en cuanto al capital de la empresa, su músculo financiero, las proyecciones de mercado y su conformación, para que la empresa pueda empezar a funcionar. También se solicita especificar las rutas y frecuencias”, detalló Imitola con referencia a la primera etapa del proceso.

Interés por hacer de Colombia un destino

Avianca no es la única aerolínea que estuvo por estos días a la espera del visto bueno de la Aeronáutica Civil. De hecho, en cada audiencia pública se escucha una cantidad importante de solicitudes y no sólo de inicio de operaciones, también de apertura de rutas e incremento de frecuencias.

Por mencionar un caso, Turkish Airlines, que ya opera la ruta de Estambul-Panamá-Bogotá, pidió en la pasada audiencia un permiso para iniciar operaciones de carga con una ruta que llegaría a la capital colombiana una vez a la semana desde Estambul, Zaragoza o Nueva York. La solicitud fue aprobada.

También se concedió autorización a Alianza Glancelot para operar como empresa de transporte internacional de pasajeros, correo y carga en la ruta Caracas-Barranquilla, con dos frecuencias semanales. Y está sobre la mesa una serie de propuestas de aerolíneas secundarias o regionales que quieren atender rutas en ciudades intermedias como Neiva y Cali.

“En estos casos hay una intención de ayudarles en su proceso para que se puedan certificar más rápidamente. Son empresas que hacen rutas que estamos necesitando y que están descentralizando la operación desde Bogotá. Lo vemos de manera muy positiva”, aseguró el jefe de transporte aéreo de la Aerocivil.

El director de la entidad, consciente de esta dinámica, viene adelantando lo que ha llamado “una flexibilización en el mercado doméstico e internacional”. De acuerdo con Imitola, se identificaron barreras no naturales en los reglamentos que se pueden modificar para simplificar el acceso sin descuidar la seguridad.

“Estamos en proceso de revisar normas y requisitos que no son de carácter técnico, pues estos están estandarizados a nivel internacional, sino jurídicos y financieros. Por poner un ejemplo, hoy solicitamos un estudio de mercado con proyecciones a varios años. Estamos comprobando si es necesario, podría serlo en los trámites subsiguientes, pero no para que la empresa vaya a audiencia”, señaló Imitola.

Estas y otras situaciones se identificaron en diferentes mesas de trabajo y de la mano con la industria para encontrar la manera de facilitarles el proceso de constitución a las empresas. Una serie de nuevas medidas orientadas a mejorar esas inconformidades y simplificar los trámites se pondrán en práctica a partir de la próxima audiencia, programada para agosto.

Esto se complementa con los procesos de oficialización y chequeo que lideran las diferentes áreas de la entidad para verificar el cumplimiento de la propuesta de cada aerolínea y, dado el caso, hacerle los respectivos requerimientos de información. También es posible aplazar la solicitud mientras se subsanan vacíos de fondo para no tener que volver a empezar desde cero.

“Por simplificación de trámites, la idea es que se evite el reproceso, y si llega a pasar que sea una única vez”, dijo Imitola. Incluso se planteó la posibilidad de hacer comités extraordinarios para evacuar esos pendientes y facilitarle a la empresa el proceso si cumple la aprobación, pues para ellas “todo tiempo es favorable”, según Imitola.

En consecuencia, la tasa de negación de solicitudes se ha visto impactada positivamente por los tiempos: “La empresa presenta la solicitud con anterioridad y pasa por una serie de filtros, por lo que cuando llega el momento de ir a audiencia y a comité se han podido subsanar la mayoría de temas”, destacó el vocero.

Por: Paula Delgado Gómez – El Espectador

Foto: T.Laurent