La Industria

Estados Unidos enfrenta una grave escasez de pilotos de aerolíneas.

La seguridad nacional de Estados Unidos depende de una industria aeronáutica saludable. Ello requiere aviones modernos y confiables y pilotos altamente capacitados.

Sin embargo, Estados Unidos sufre hoy escasez de pilotos, especialmente en aerolíneas regionales.

De acuerdo con la Administración Federal de Aviación, había alrededor de 827.000 pilotos en Estados Unidos en 1987. En las últimas tres décadas, ese número ha disminuido un 30% .

Asimismo, durante este período ha habido un tremendo aumento en la demanda de viajes aéreos. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo predice que, en los próximos 20 años, los viajes aéreos se duplicarán.

Este es un caso clásico de bajo suministro y alta demanda. Esta falta de coincidencia ha creado una tormenta perfecta que podría causar estragos en la industria aérea de Estados Unidos durante la próxima década. La sombría noticia es que esta escasez empeorará.

No solo estudié e investigué la industria de las aerolíneas desde 1978, sino que también fui piloto durante 19 años, antes de volver a la academia en 2006.

Cambios en la industria

En la década de 1970, cuando la mayoría de pilotos de líneas aéreas actuales como yo crecíamos, pilotear para una aerolínea se consideraba una carrera prestigiosa.

El trabajo no solo ofrecía altos salarios y buenos horarios con muchos días libres, sino también una posición respetada en la sociedad. A principios de la década de 1990, los salarios de los pilotos se acercaban a los 300.000 dólares actuales para algunos pilotos internacionales.

Además, durante este tiempo, los militares tuvieron una demanda constante de pilotos. Un joven aspirante a aviador podría ir al Ejército para recibir todo su entrenamiento de vuelo. Una vez que estos pilotos cumplían su compromiso militar, tenían casi garantizado un buen trabajo volando para una aerolínea importante.

Hoy en día, esto ya no es así. La carrera del piloto de aerolíneas ha perdido su brillo.

Esto se debe en parte a la desregulación. La Ley de Desregulación de Aerolíneas de 1978 dio inicio a la era de la aerolínea de bajo costo. Como resultado, aerolíneas como Pan-Am cerraron.

Luego, los ataques del 11 de septiembre dejaron a las aerolíneas en malas condiciones financieras.

Cinco de las seis principales aerolíneas de Estados Unidos se declararon en bancarrota: US Airways, Delta, Northwest, United y American Airlines. Recuerdo claramente un día, un par de semanas después del 11 de septiembre, cuando a uno de mis vuelos, desde Washington hasta Orlando, Florida, abordó solo a un pasajero.

Desde mi propia experiencia, puedo dar fe de muchos pilotos como yo que se vieron obligados a abandonar su puesto de capitán y volver al primer oficial, lo que resultó en que sus sueldos cayeron de aproximadamente 190.000 dólares anuales a 75.000 anuales.

Menos nuevos pilotos

Mientras tanto, la cantidad de pilotos suministrados por los militares ha disminuido. Gran parte de esto se debe al uso de vehículos aéreos no tripulados.

En los ochentas, aproximadamente dos tercios de los pilotos de líneas aéreas eran exmilitares. Recientemente, ese porcentaje se ha reducido a menos de un tercio. La Marina predice un 10% de escasez de pilotos en 2020, mientras que la Fuerza Aérea predice su propia escasez de 1.000 pilotos para 2022.

Esto significa que muchos jóvenes aspirantes a aviadores ahora tienen que pagar por su propio entrenamiento de vuelo.

Eso puede ser muy costoso, excediendo fácilmente los 100.000 dólares, especialmente a la luz de un futuro incierto. Muchos simplemente no están dispuestos a correr el riesgo. Este efecto se vio agravado por la gran recesión.

En 2009, el Congreso cambió la edad de jubilación obligatoria para los pilotos de líneas aéreas de 60 a 65. En mi opinión, esto no resolvió el problema, sino que simplemente empujó el problema al futuro.

Un informe de 2016 de Boeing muestra que el 42% de los pilotos que actualmente vuela para las principales aerolíneas en Estados Unidos alcanzará su edad obligatoria de jubilación de 65 en los próximos 10 años.

Mientras tanto, este movimiento paralizó los avances profesionales de los pilotos más jóvenes. Eso ha causado que muchos de ellos, incluido yo mismo, busquemos una carrera más estable.

Si eso no es suficiente, ha habido cambios significativos en las reglas de trabajo y descanso para los pilotos de líneas aéreas.

Después del accidente de Colgan, cerca de Buffalo, en 2009, el Congreso cambió los requisitos de experiencia para pilotos de aerolíneas. Los recién contratados ahora deben tener un certificado que requiere un mínimo de 1.500 horas de vuelo. Antes de que se aprobara esta ley, los pilotos podían volar para una aerolínea con un mínimo de 250 horas de vuelo.

Demanda creciente

El otro lado del problema de la escasez es que la demanda de pilotos bien entrenados en realidad está aumentando. La mayor demanda se encuentra en las regiones de Asia y el Pacífico.

Fabricantes como Boeing y Airbus están entregando más y más aviones y planean continuar haciéndolo durante los próximos 20 años.

El Congreso también modificó las reglas de tiempo de servicio en 2010 para reducir los problemas de fatiga de los pilotos. Este cambio significó que las aerolíneas tuvieron que aumentar su personal de pilotos de 5 a 8% para cubrir el mismo cronograma. En otras palabras, necesitan contratar pilotos aún más calificados.

Las principales aerolíneas estadounidenses aún no sienten directamente la escasez de pilotos. Pero las aerolíneas regionales más pequeñas sí. Sus horarios se han reducido y algunas, como Republic, se han visto obligadas a declararse en quiebra por la falta de personal.

La industria ha dado algunos pasos para abordar este problema. Las aerolíneas regionales ahora ofrecen un salario mucho más alto e incluso agregan bonificaciones por contratación.

Además, ha habido algunas modificaciones menores a la regla de las 1.500 horas. Los pilotos ahora pueden recibir su certificado con menos de 1.500 horas si la capacitación se lleva a cabo en ciertas escuelas de vuelo. Incluso se habla de extender la edad de jubilación nuevamente a 67.

En mi opinión, estos pasos solos no resolverán este problema.

Las aerolíneas deberán comenzar a reclutar y capacitar a sus propios candidatos a pilotos. Por ejemplo, en abril, American Airlines, donde solía trabajar, anunció la American Airlines Cadet Academy, con la intención de reclutar a la próxima generación de pilotos.

Por: Peter Gall – CNN