La Industria

Rolls-Royce provisiona casi 622 millones para solucionar el problema con los Trent 1000.

El grupo Rolls-Royce ha aprovisionado 554 millones de libras esterlinas (621,9 millones de euros) de los beneficios del primer semestre del año para solucionar el problema con sus motores Trent 1000, una cifra que representa el 40% del efectivo de flujo de caja estimado que necesitarán hasta 2022.

Así lo han explicado en el informe de resultados del primer semestre, en el que mantienen sus previsiones de beneficio operativo para el año 2018 tanto para el grupo (alrededor de los 448,9 millones de euros), como en su rama aeroespacial (pérdidas un tercio inferiores).

En cuanto a la estimación de los costes en los que incurrirá la compañía para hacer frente a los problemas con sus motores este año, Rolls Royce mantiene la estimación de 450 millones de libras de flujo de caja (505 millones de euros) que ya hizo reservó el pasado 15 de junio.

La constructora confía en que estos gastos vayan reduciéndose hasta los 100 millones de libras (112,2 millones de euros) que tienen previstas dedicar a este tema en 2020, año tras el cual esperan que los gastos se reduzcan “considerablemente.

Rolls Royce se ha tenido que enfrentar a cuantiosos gastos en inspecciones de sus motores Trent 1000, habituales en los aviones de Boeing, que han generado numerosos retrasos en los vuelos.

La multinacional británica Rolls-Royce Holdings, que fabrica sobre todo motores para aviones, anunció en junio la supresión de unos 4.600 puestos de trabajo durante los próximos dos años como parte de un plan de reestructuración.

Por: EuropaPress

Foto: Kurush Pawar