Aerolíneas

Ryanair, al borde de una nueva fuga de personal.

La historia está a punto de repetirse. «Enamórate de nuevo de volar con easyJet. El equipo de reclutamiento de easyJet llega a Dublín». De esta elocuente manera ha apelado la low cost escocesa a la curiosidad de pilotos y tripulantes de cabina (TCP) en la capital de su competidora directa Ryanair.

«Es el momento perfecto para descubrir lo que estamos haciendo», aseguraba la compañía en el cartel de su roadshow que recaló en la ciudad de James Joyce el pasado 2 de agosto. Y precisamente eso habrán pensado muchos profesionales del aire de Ryanair cuyas protestas se están dejando oír con fuerza este verano mediante huelgas en muchos países europeos.

Hace casi un año la aerolínea irlandesa de bajo coste se vio obligada a cancelar más de 2.000 vuelos.Por entonces, sufrió un fuga masiva de pilotos: al menos 140 la abandonaron para unirse al personal de otra low cost, Norwegian AirShuttle. Y aunque Ryanair siempre ha achacado aquellas cancelaciones a un fallo de roster, es decir, en la planificación de su personal, lo cierto es que justo a partir de ahí reforzó los salarios de sus pilotos. También, según ha informado la aerolínea, este año han contratado a 620 pilotos y «contamos con más de 4.200».

Pero cuando el problema no son sólo los salarios y se forma parte de una de las profesiones más demandadas en la actualidad, como es el caso de los pilotos, las condiciones y el ambiente de trabajo mandan en las decisiones.

«Verá cómo nuestro compromiso con contratos locales y la inversión en nuestra gente y en su formación marcan la diferencia tanto en el aire y como en tierra», ofrece easyJet. Busca comandantes y copilotos para Londres, Berlín, Portugal y Francia;y auxiliares de vuelo también para las capitales británica y alemana, Manchester, Ámsterdam, el país galo e Italia.

Sin negociaciones que avancen hacia convenios colectivos, con contratos que no se firman bajo las legislaciones de los lugares donde están sus bases y vulneraciones de derechos, entre otras, en las guardas legales o por permisos, denunciadas por los sindicatos de TCP, Ryanair tiene muchas papeletas de sufrir una nueva fuga de personal un año después.

Además, sus pasajeros ya se han tenido que enfrentar desde julio a un verano de cancelaciones y retrasos por las huelgas paneuropeas tanto de TCP como de pilotos. El último episodio hasta el momento se vivió el pasado viernes 10 de agosto. Ahora, una nueva salida de personal, especialmente de comandantes de la compañía, les podría abocar a nuevas cancelaciones en caso de no contar con suficiente plantilla para operar sus vuelos programados.

Ryanair realiza de forma constante jornadas de captación de tripulantes de cabina. Pero hay que contar con los tiempos de formación que habilitan a los candidatos para ejercer en las naves y puestos correspondientes.

En cuanto a los pilotos con experiencia, son un lujo que hasta aerolíneas chinas, en su expansión, vienen a intentar pescar a países europeos como España.

Por todo ello, easyJet pone empeño en destacar que están «invirtiendo en el futuro para mantener nuestro negocio estable, creando nuevas y seguras oportunidades para pilotos y tripulantes de cabina con experiencia». Es su apuesta hacia un futuro de creciente aumento del tráfico aéreo.

Por: El Mundo