La Industria

El icónico 747 de Boeing cumple 50 años.

El mundo tuvo su primera visión del 747 de Boeing hace medio siglo, el 30 de septiembre de 1968, cuando el primer avión de gran capacidad salió de la fábrica de Everett, Washington. Desde entonces, la gente no ha dejado de mirar fijamente a los icónicos aviones jorobados, cuyas líneas majestuosas se asemejan a las de un crucero.

El primer avión de prueba, el RA001, era más del doble del tamaño del avión comercial más grande de Boeing en ese momento. Fue creado a partir de dibujos en sólo dos años y medio, por un equipo dirigido por Joe Sutter, el temperamental ingeniero jefe de Boeing. Su diseño desafió los deseos del cliente de lanzamiento Pan Am.

Multitud de personas se reunieron para ver el 747 salir de la fábrica por primera vez, con Boeing diciendo que unas 50.000 personas habían tenido algo que ver para darle vida, desde trabajadores de la construcción, ingenieros y mecánicos, hasta secretarios y administradores. El equipo fue apodado “Los Increíbles”.

El proyecto era tan costoso que en un momento dado se le ordenó a Sutter que despidiera a 1.000 ingenieros para ahorrar dinero. Pero se negó, exigiendo que el fabricante contratara a 800 más. Estaba seguro de que Boeing iba a despedirlo por su desafío. No sólo conservó su trabajo, sino que también consiguió la mano de obra extra que quería.

La aeronave fue lanzada con un acuerdo de apretón de manos entre los directores generales de Boeing y Pan Am, en previsión de un aumento del tráfico de pasajeros y de la creciente aglomeración de los cielos.

Jack Waddell, entonces piloto jefe de pruebas de Boeing, dirigió el primer vuelo el 9 de febrero de 1969. Fue un espectáculo para contemplar. El fuselaje del avión medía 225 pies de largo y la cola tenía seis pisos de altura. El compartimiento de carga tenía capacidad para 3.400 piezas de equipaje y podía descargarse en siete minutos, según el fabricante del avión. El área total del ala era más grande que una cancha de baloncesto, mientras que todo el sistema de navegación global pesaba menos que una computadora portátil moderna.

Pero el avión no era el que Pan Am tenía en mente cuando hizo el pedido. Juan Trippe, fundador de la aerolínea, había imaginado un transatlántico aéreo – un avión de dos pisos y un solo pasillo con capacidad para 400 personas. Para Sutter, la insistencia de Trippe en el diseño de un solo pasillo condenó las posibilidades de éxito del gran avión. El diseñador resistió y finalmente ganó la batalla por el boceto de pasillo doble, que entonces era una novedad pero que ahora es un estándar en los jets de largo alcance.

El vuelo inaugural del 747 de Pan Am de Nueva York a Londres, fue precedido por mucho tensión. El servicio, originalmente programado para salir la noche del 21 de enero de 1970, se retrasó después de presentar problemas con un motor. Un avión 747 de reserva fue llamado, que finalmente despegó casi dos horas después de la media noche, asegurando su lugar en los libros de historia con un aterrizaje en Londres el 22 de enero.

Por Bloomberg – Aviación al Día

Foto: Bettmann – Getty Images