Aerolíneas

¿Se está acabando el negocio aéreo ‘low-cost’?

Los años dorados de las aerolíneas de bajo coste están llegando a su fin. De hecho, los planes de crecimiento demasiado ambiciosos, así como el aumento del precio del petróleo o el debilitamiento de la economía ha obligado a las ‘low-cost’ líderes del mercado, Ryanair y Norwegian, a cancelar rutas.

Según ha informado Wirtchafts Woche, la aerolínea Norwegian registró pérdidas del 10% en sus ventas durante la primera mitad de 2018. Además, su director financiero, Geir Karlsen, confesó que la compañía quiere vender hasta 140 aviones para reducir su creciente deuda.

Mientras, su homóloga irlandesa ha registrado un notable descenso en sus beneficios en los primeros meses de 2018, además la falta de acuerdos con sus pilotos alemanes, augura un invierno movido para la aerolínea. Incluso, la ‘low-cost’ llegó a anunciar la posible eliminación de puestos de trabajo y el cierre de algunas de sus bases en el país germano, si las huelgas de estos profesionales no cesan. De hecho la situación vivida este verano prevé una ‘huelga perfecta’ el 28 de septiembre en la que participarán varios países europeos simultáneamente.

No obstante, son muchas las aerolíneas, a nivel general, que han tenido que realizar importantes ajustes en sus horarios de vuelo, así como cancelar un gran número de viajes por la falta de aeronaves y de personal. Por el momento, 20.000 salidas han sido canceladas, según datos del portal de estadísticas Anna.aero. Easyjet, por ejemplo, suprimió los vuelos regulares entre 64 ciudades y redujo el número de viajes en 25 destinos.

Las aerolíneas relacionan esta situación con el debilitamiento de la economía, que provoca una caída en los ingresos. También, con el encarecimiento del combustible de aviación, que incrementa los precios. Sin embargo, existe otro factor influyente: la ‘sobrecapacidad’, y es que en los últimos diez años las compañías han duplicado su capacidad de forma descontrolada, por la bajada del precio del petróleo.

En este sentido, se estima que en los próximos años la oferta de vuelos en Europa aumente más de un 7%, lo que supone casi el doble de la demanda. Para poder cubrir dicha oferta, las aerolíneas tienden a ofrecer gangas puntuales, lo cual sería insostenible ante una subida del coste del petróleo, que en los últimos meses ha aumentado un 50%, sobre todo para las compañias ‘low-cost’, debido a su reducción de costes en otros ámbitos. Por ello, establecen estrategias para obtener beneficios a través del cobro del equipaje de mano o incluyendo servicios extras como el alquiler de autos.

Por Touri News