Aerolíneas

Las aerolíneas alertan del “caos” que un ‘Brexit’ duro puede provocar y urgen a un plan para garantizar los vuelos.

La industria aérea ha advertido hoy de que un ‘Brexit‘ duro (sin acuerdo) podría acabar en un “caos para los pasajeros y las cadenas de suministro”, por lo que la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que agrupa al 82% del tráfico aéreo mundial, ha instado a Reino Unido y a la Unión Europea a un plan de contingencia.

La IATA, de la que forman parte más de 290 aerolíneas, ha pedido una acción urgente a Reino Unido y a la UE para que implementen “un plan de contingencia” que de continuidad a los servicios aéreos en el actual ‘status quo’ en el caso de un ‘Brexit’ sin acuerdo.

“Los riesgos de no abordar estos problemas podrían significar un caos para los viajeros y para las cadenas de suministro si se vieran interrumpidas. Con menos de seis meses para el final, tenemos pocas certezas más que en junio de 2016”, ha asegurado hoy el director y consejero delegado de la IATA, Alexandre de Juniac.

El llamamiento realizado por la patronal aérea se produce tras la publicación de un estudio, encargado por la IATA, sobre los efectos que la salida de Reino Unido de la UE puede tener para las aerolíneas que vuelan desde y hacia este mercado.

Incluso en el mejor de los casos, con un acuerdo para una fase de transición del Brexit posterior a marzo de 2019, “sigue existiendo un alto grado de incertidumbre y riesgo para los servicios aéreos”. “Es probable que un ‘Brexit’ sin acuerdo o difícil, sin un acuerdo por un período de transición, conduzca a una interrupción significativa de los servicios aéreos”, ha añadido.

Desde la IATA se ha criticado además la falta de transparencia con respecto a cualquier planificación de contingencia para este escenario, lo que deja a las aerolíneas sin información en cuanto a qué medidas tomar.

“La UE y el Reino Unido son responsables ante millones de sus ciudadanos que dependen del transporte aéreo. El objetivo debe ser un acuerdo de servicios aéreos integral que no retroceda a la conectividad existente en la actualidad”, ha afirmado De Juniac.

Por ello, las compañías aéreas consideran esencial que las autoridades de aviación civil de la UE y de Reino Unido planifiquen acuerdos de contingencia para mantener “un nivel mínimo de conectividad, que es vital para las personas y para las empresas”. “Un plan de contingencia de respaldo para mantener los aviones en vuelo después de marzo debe ser publicado y rápidamente”, ha concluido.

“Un ‘Brexit’ sin acuerdo aumenta la probabilidad de que los viajeros de la UE se agreguen a las ya largas colas en el control de pasaportes del Reino Unido. Un escenario alternativo sería crear un tercer carril que podría procesar a los pasajeros UE más rápidamente. Pero en cualquier caso, se necesita inversión para reclutar y capacitar a más personal”, señala la IATA.

SEGURIDAD Y PROTECCIÓN.

Pese a que la IATA reconoce que el marco es “complejo”, e independientemente del escenario Brexit que se desarrolle, la patronal ha exigido hoy que el mercado británico permanezca en la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) al menos como miembro de un tercer país para iniciar después negociaciones futuras entre este organismo y la Autoridad de Aviación civil británica (CAA, por sus siglas en inglés).

En ese marco debería contemplarse el reconocimiento mutuo de licencias profesionales, estándares para materiales y piezas, así como acuerdos que garanticen la seguridad tanto de pasajeros como de carga, para lograr un acuerdo “donde se mantenga el status quo”.

“Es ridículo que se hayan prohibido las discusiones formales sobre la relación futura entre EASA y la CAA del Reino Unido. Estamos hablando de seguridad de la aviación, la prioridad número uno para todos los que están relacionados con el transporte aéreo y la principal responsabilidad de los gobiernos. Entendemos la complejidad de las cuestiones políticas en juego. Pero la protección y la seguridad no deben ser negociables”, ha dicho.

Por EuropaPress