Incidentes y Accidentes

Única sobreviviente del accidente aéreo en La Habana permanece hospitalizada.

La joven Maylén Díaz, la única sobreviviente del accidente aéreo ocurrido en La Habana el pasado 18 de mayo en el que perdieron la vida los restantes 112 ocupantes del avión, permanece ingresada en un hospital de la capital cubana, donde un equipo multidisciplinario asiste en su recuperación.

Díaz, que inicialmente fue tratada en el hospital Calixto García y en agosto trasladada al Hermanos Ameijeiras, “continúa el proceso de recuperación y estabilización de funciones de órganos, de la nutrición por vía oral y del control de las infecciones”, según un parte médico difundido por la estatal Agencia Cubana de Noticias.

El equipo médico que la atiende mantiene las medidas de rehabilitación neurológica y de la mecánica respiratoria, en tanto se consolida “con buena evolución” el proceso de cicatrización de las lesiones de partes blandas.

El parte agrega que el estado emocional y nivel de cooperación de la joven sobreviviente (19 años) con el tratamiento médico “es adecuado”.

El pasado 18 de mayo, un avión Boeing 737-200 arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air se estrelló minutos después de despegar del aeropuerto de La Habana con destino a Holguín (a unos 700 kilómetros al este) conmocionando a todo el país, poco acostumbrado a tragedias de este tipo.

El accidente dejó 112 fallecidos, 101 cubanos y 11 extranjeros: siete mexicanos -incluidos los seis miembros de la tripulación y una turista-, dos argentinos y dos saharauis residentes en la isla, uno de los cuales tenía también nacionalidad española.

Solo tres mujeres llegaron con vida al hospital, todas cubanas, y de ellas dos murieron en los días posteriores, lo que dejó a Maylén Díaz como única sobreviviente de la tragedia.

Por el momento no se conocen las causas del accidente, que son investigadas por una comisión liderada por las autoridades aeronáuticas cubanas con la participación de expertos estadounidenses, mexicanos y europeos, además de la compañía Boeing, fabricante del aparato siniestrado.

La última información ofrecida al respecto se conoció el mes pasado, cuando Cuba anunció que se había recuperado casi toda la información de las dos cajas negras del avión, lo que permitía comenzar su evaluación para determinar si el aparato se estrelló por un error humano o un fallo técnico.

Por EFE