La Industria

Boeing planea emitir un aviso de seguridad en sus aviones 737 Max tras el accidente de Lion Air.

El fabricante estadounidense Boeing planea emitir un aviso de seguridad a las aerolíneas que operan con los modelos 737 Max 8 en respuesta a las pesquisas iniciadas tras el accidente de la compañía de bajo coste Lion Air, que se estrelló en el mar de Java (Indonesia) con 189 personas a bordo el pasado 29 de octubre, según ha publicado Bloomberg el martes citando a una fuente cercana a las investigaciones. El aviso alertará de “lecturas erróneas en el sistema de control durante el vuelo” con el que la compañía advertirá a los pilotos con el objetivo de que sigan un procedimiento establecido para afrontar el problema.

El informe que prepara Boeing, basado en los datos recogidos después del suceso, se centrará en cómo estas lecturas pudieron ocasionar la caída en picado de la aeronave. En determinadas circunstancias, como en el caso de que los pilotos vuelen en modo manual, los 737 intentarán automáticamente bajar el morro de los aparatos si ellos “detectan que es posible una entrada en pérdida”, indica la misma fuente.

Una de las maneras en que un avión determina si existe dicho problema es mediante una medición conocida como “ángulo de ataque”. Esta mide la actitud de la aeronave en relación con el flujo de aire y proporciona información sensible para los controles de vuelo. Los reguladores de Estados Unidos, a través de la Administración Federal de Aviación, tienen pensado a su vez el envío de recomendaciones de seguridad en torno al software de control de vuelo que “puede inducir a confusión entre la cabina de mando lo que conllevaría fuertes descensos de los modelos afectados”.

La compañía estadounidense ha declinado realizar ningún comentario al respecto. El pasado 5 de noviembre, el comité de seguridad de transporte de Indonesia pidió a la Junta Nacional de Seguridad y Transporte de EE UU y al propio Boeing “tomar las medidas necesarias para evitar incidentes similares, especialmente en el Boeing 737 Max, que cuenta con 200 aviones en todo el mundo”. El comité es el órgano encargado de encontrar la causa del siniestro de Lion Air. Boeing, hasta el momento, solo ha confirmado que el aeroplano tuvo “problemas técnicos” que fueron “solucionados antes de volver a despegar” el mismo día del trágico accidente. Solo 24 horas antes, la aeronave padeció un descenso de 265 metros en 27 segundos antes de estabilizarse y aterrizar en Yakarta.

El Gobierno indonesio, que ha iniciado una “auditoría especial” de la aerolínea, indicó que el avión accidentado registró “problemas con el indicador de velocidad aerodinámica en sus últimos cuatro vuelos”. Boeing ya ha entregado 219 aparatos de su versión más avanzada de los 737 desde que los nuevos modelos hicieran su estreno comercial el año pasado con una compañía subsidiaria de Lion Air. La compañía estadounidense tiene encargados más de 4.500 pedidos de su avión de pasajeros, que cuenta con motores más potentes y una mayor aerodinámica en las alas.

Por El País