La Industria

Una corte brasileña revoca la cautelar que suspendía la fusión Embrear-Boeing.

Un tribunal brasileño revocó hoy una medida cautelar concedida la semana pasada por un juez de primera instancia que dejaba sin efecto cualquier acuerdo inminente para la negociada fusión entre los fabricantes de aviones Embraer de Brasil y Boeing de Estados Unidos.

La medida fue revocada por la Segunda Sala del Tribunal Regional Federal de la Tercera Región, una corte de segunda instancia con sede en la ciudad de Sao Paulo, informó Embraer en un comunicado a sus accionistas.

“La compañía mantendrá a sus accionistas y al mercado informados sobre cualquier consecuencia relevante relativa a este proceso judicial”, agregó en su comunicado Embraer, tercera mayor fabricante de aviones del mundo.

La cautelar que suspendía la posible fusión había sido concedida por el juez 24 civil de Sao Paulo, Victorio Giuzio Nego, a petición de cuatro diputados del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

El magistrado que revocó la medida, Luiz Alberto de Souza Ribeiro, alegó en su decisión que “la suspensión de las negociaciones provoca graves daños y puede, de hecho, frustrar el negocio”.

Agregó que el recurso presentado por los diputados izquierdistas es infundado por basarse en “simples especulaciones de supuestas violaciones (del negocio) a los intereses públicos, sin base concreta y tal vez motivado por intereses políticos”.

Embraer, líder mundial en el segmento de aeronaves para vuelos regionales, y Boeing anunciaron en julio pasado un acuerdo preliminar para la creación de una tercera empresa en el segmento de aviación comercial que tendría un valor de 4.750 millones de dólares.

Según lo acordado hasta ahora, Boeing asumirá el control de la nueva empresa, con un 80 % del capital, tras el pago de 3.800 millones de dólares a la fabricante brasileña, que sería poseedora del 20 % restante.

Las negociaciones entre ambas compañías se iniciaron en diciembre del año pasado bajo un gran hermetismo y en ellas participó el Gobierno brasileño, pues ostenta una “acción dorada” con derecho a veto que se guardó cuando privatizó Embraer en 1994.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, ya manifestó que es “favorable” al acuerdo.

Por EFE