Aerolíneas

La aerolínea cuyas azafatas aceptan propina.

Use su tarjeta de crédito para comprar un taco, una cerveza o un viaje en taxi y es muy probable que la pantalla de recibo le solicite una propina. Hace unos años, la misma opción llegó a las aerolíneas para disgusto de los pasajeros, que recuerdan cuando la mayoría de los alimentos y bebidas eran gratis.

Frontier Airlines, pionera en lo que respecta a las propinas para asistentes de vuelo, solía dividirlas en cada vuelo. Sin embargo, a partir del 1 de enero, los 2.200 asistentes de la aerolínea ya no las reparten de manera equitativa.

“Apreciamos el gran trabajo de nuestros asistentes de vuelo y sabemos que nuestros clientes también lo hacen, por lo que [la tablet de pago] les da a los pasajeros la opción de dar propinas”, señaló el viernes el portavoz de Frontier, Jonathan Freed. “Es totalmente a discreción del cliente, y muchos lo hacen”. De hecho, también es a discreción del asistente de vuelo.

Durante décadas, los asistentes de vuelo de EE.UU. destacaron su papel como profesionales de la seguridad, recordando a los pasajeros que, en cualquier momento, deben convertirse en personal de emergencia si alguien se enferma, se pone belicoso o el vuelo experimenta un problema. Empujar el carrito de las bebidas era solo un trabajo secundario.

Ese mensaje recibió un gran impulso luego del atentado terrorista del 11 de septiembre y la posterior reorganización de la industria aérea estadounidense. A medida que las aerolíneas emergieron de la era de la bancarrota y comenzaron a aumentar los salarios de pilotos y auxiliares de vuelo, también comenzaron a invertir en estándares de servicio a bordo como una forma de exigir tarifas más altas mientras buscaban recortes en otros lugares.

La Asociación de Asistentes de Vuelo, que representa a los empleados de Frontier, se opuso a la introducción de propinas en 2016. “La administración avanzó con una opción de propina para los pasajeros con la esperanza de que disuadiera a las asistentes de vuelo de unirse por un contrato justo y en un esfuerzo por trasladar los costos adicionales a los pasajeros”, escribió el viernes la presidenta de la organización, Sara Nelson, en un correo electrónico.

El sindicato ha tratado de acordar un nuevo contrato colectivo con Frontier durante dos años. En noviembre, los auxiliares de vuelo votaron por autorizar una huelga, aunque los mediadores federales todavía no declaran un impasse en las conversaciones.

A pesar de las opiniones divergentes sobre las propinas, los asistentes de Frontier presionaron para mantener sus propinas y permitir una “mejor transparencia” y contrarrestar problemas pasados con la distribución de las mismas, precisó Nelson.

El sistema de pago en tablet de Frontier permite a los asistentes de vuelo omitir la pantalla de propinas cuando un cliente paga; la aerolínea informó que no registra la frecuencia con la cual los auxiliares de vuelo solicitan propinas a través de las tablets. Frontier declinó divulgar detalles sobre cuánto distribuye mensualmente en propinas, aunque Freed, el vocero de la aerolínea, aseguró que los asistentes de vuelo ganaron “millones de dólares” en propinas durante los últimos tres años. (El sindicato no refutó esa estimación).

Sin embargo Frontier, con sede en Denver, parece estar a la vanguardia. Otras dos aerolíneas estadounidenses de ultra bajo costo, Spirit Airlines y Allegiant Travel, no incluyen las propinas en sus sistemas de pago a los clientes.

“Creo que es como en un restaurante y, francamente, no es una imagen que las aerolíneas quieran tener”, planteó Henry Harteveldt, viajero frecuente y fundador de Atmosphere Research Group, que analiza la industria de viajes. Agregó que esa nueva política puede hacer que algunos asistentes de vuelo tengan menos dinero por propinas que otros y también podría afectar los niveles de servicio a bordo, dadas las posibles diferencias entre aquellos auxiliares con grandes propinas y los otros.

Por Justin Bachman – Bloomberg, Yahoo