Aerolíneas

La aerolínea Delta no teme a los acuerdos de Latam: “Un JBA no es garantía de éxito”.

La segunda línea aérea más grande del mundo no echa pie atrás cuando de competencia en la industria se trata. En un momento en que el sector a nivel global está tendiendo a la integración de grandes compañías, el general manager de Sudamérica de Delta, Santiago Elijovich, explicó que “un Joint Business Agreement (JBA) no es garantía de éxito”, pues la clave es lograr una buena coordinación entre sus participantes.

En este tema, Delta tiene una extensa experiencia en el rubro, ya que la firma aérea es uno de los principales miembros de SkyTeam, la alianza comercial de códigos compartidos más extensa de la industria, con 20 miembros activos en todos los continentes.

En una escala más regional Delta tiene un solo JBA, en las rutas que conectan México con Estados Unidos, cuyo partner es AeroMéxico. Mientras que en el resto de los países, la empresa de capitales norteamericanos tiene acuerdos con Aerolíneas Argentinas y Gol, quienes también son miembros de SkyTeam.

Según Elijovich, las actuales alianzas que mantiene Delta en Latinoamérica son suficientes para hacer frente a los dos acuerdos que Latam Airlines firmó con sus competidores American Airlines y el Grupo europeo IAG.

El éxito -explica- es “un buen trabajo que logras con tu socio y eso hace la diferencia”. El ejecutivo indica que los acuerdos que mantiene Delta le permiten cubrir una gran parte del territorio local, “con nuestros socios estamos convencidos de que este es el camino correcto, porque nos ha dado excelentes resultados”.

Por esta razón, la construcción de alianzas se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de crecimiento de la compañía, donde el objetivo será seguir intensificando la relación con socios actuales y nuevos.

Según estadísticas de la Junta Aeronáutica Civil, en 2018, la compañía movió poco más de 127.000 pasajeros, un alza de 4% frente al ejercicio anterior, lo que implica 1,1% de participación de mercado en el tráfico internacional de pasajeros que viene a Chile.

Foco corporativo

El segmento de ventas corporativas es el foco principal del negocio de Delta en la región. Actualmente, la firma tiene cinco países con frecuencias diarias -Chile, Argentina, Colombia, Perú y Ecuador-, donde hubo “un buen desempeño” el año pasado.

Explica Elijovich que a nivel local, Chile lidera en el alza de las ventas de vuelos corporativos, pues los últimos dos años hubo un incremento en torno al 15%.

En esta misma línea, los ajustes planeados para este año incluyen aumentar el número de asientos en Colombia, donde se incrementará un 14% la oferta, pasando de 199 a 245 para octubre.

Esto, porque en los aeropuertos de Bogotá y Cartagena la operación funciona con naves más pequeñas y, por lo tanto, se busca equiparar con las que se manejan en países como Argentina, Perú y Chile, que tienen una mayor capacidad.

Mayo ritmo

Según las cifras del último trimestre de la compañía, Delta en su totalidad tuvo un crecimiento mayor al esperado, pues alcanzó un alza de 7,5%, cuando se esperaba que fuera en torno a 4%.

Según explica Santiago Elijovich, la meta es mantener la curva de crecimiento y aumentar el ritmo actual. “La buena noticia es que vemos esas tendencias para el período que viene”, dice.

En términos de ingresos, el 30% de la recaudación de la compañía -que totaliza unos US$10.000 millones- proviene de sus operaciones fuera de los Estados Unidos, elemento que Delta busca cambiar, con el objetivo de que sea equivalente al interno. Si bien, la región latinoamericana tiene un participación del 6% de los ingresos globales, en relación a los ingresos unitarios por pasajero transportado, fue la que tuvo el mayor alza, en torno a 2,4%, la cual se produjo principalmente por el tráfico de países como México y el Caribe, además de una recuperación de Brasil, la cual estiman continúe al alza.

Por Diario Financiero – La República