Cuál es el mejor asiento del avión para evitar contagiarte de un virus.

Cuando se compra un billete de avión, uno siempre quiere elegir su asiento, ya sea porque adora mirar las vistas a través de la ventanilla o porque quiere que el carrito de la comida que pasean los tripulantes de cabina esté más cerca. Existe una razón más importante que hará que elijas un sitio u otro: las probabilidades de contraer una enfermedad viral. Pero, ¿cuál es el mejor asiento?

El riesgo del pasillo

Un estudio, publicado en The Proceedings of the National Academy of Science, ha demostrado que existe un mayor contacto con el entorno por parte de las personas que se sientan al lado del pasillo.

Le siguen aquellas acomodadas en los asientos del medio y, por último, las menos expuestas son las situadas en los asientos con ventanilla. Si estas últimas, además, no viajan con nadie a su lado, evitar un contagio es aún más sencillo.

Expansión de los vuelos

“Con más de 3.000 millones de pasajeros aéreos al año, la transmisión de enfermedades infecciosas en los vuelos es una importante preocupación de salud mundial”, se ha expuesto en el estudio recogido por Reader’s Digest.

“Se han documentado más de una docena de casos de transmisión en vuelo de infecciones graves ya que los aviones pueden servir de conducto para la rápida propagación de infecciones y pandemias de reciente aparición”.

Los desplazamientos ya sean en avión, barco o transporte público, facilitan la transmisión de cualquier enfermedad infecciosa. En casos como el que se está viviendo actualmente debido al coronavirus lo aconsejable es no viajar para reducir la tasa de propagación.

El lugar más seguro

Vicki Hertzberg, bioestadística de la Universidad de Emory (EEUU), junto a un grupo de científicos de Boeing, ha realizado un estudio en el que se señala la existencia de un lugar dentro del avión mucho más seguro que el correspondiente junto a la ventanilla.

Se trata de un asiento lo más lejos posible de una persona que padezca una enfermedad contagiosa, según ha explicado Clarín en un artículo.

“En realidad, el mejor lugar para sentarse es lejos de cualquier pasajero que esté tosiendo o estornudando, ya que existe un perímetro alrededor de la persona con mayor riesgo”, ha explicado Hertzberg a NPR.

“En cualquier otro lugar, el riesgo de enfermar es mínimo. No importa dónde te sientes, piénsatelo dos veces antes de tocar los conductos del aire que se sitúan encima de tu asiento, que son posiblemente el punto más contaminado del avión”.

Si puedes elegir, elige bien

Si tienes la oportunidad, no dudes en escoger el asiento situado junto a la ventanilla, ya que eso podría suponer la diferencia de que llegues limpio o no a tu destino. Sentarse al lado de una persona que pueda estar portando algún virus es algo de más complicado de determinar y a veces es cuestión de suerte.

Por Cerodosbe