El asiento que debes elegir en tus viajes de avión en tiempos de pandemia.

Los viajes en avión en prácticamente todo el mundo se han reducido de manera muy considerable ante el miedo de contraer un contagio por Covid-19. Además de la distancia sugerida, este consejo te puede servir si tienes que viajar.

Si se toman las medidas adecuadas, el riesgo de contagiarse durante un vuelo de avión es mínimo, de acuerdo con esta nota de Business Insider, sin embargo, hay que extremar precauciones, por ejemplo, al momento de elegir un asiento.

Evitar el asiento del pasillo

La persona que se encuentre en el asiento del pasillo, tendrá más riesgo de transmisión directa de enfermedades infecciosas. Así lo dice Charles Gerba, profesor de virología de la Universidad de Arizona: “En muestras de brotes y norovirus, se ha evidenciado que las personas tendrán más probabilidades de infectarse si están sentados junto al pasillo (en un avión)”.

Esto deja varias conclusiones: elegir el asiento de la ventana será mejor para bajar las probabilidades de riesgo de contagio.

El asiento junto a la ventana: una medida modesta, pero que supone un beneficio

El asiento de la ventanilla funcionará como un muro que reduciría a la mitad la exposición con otras personas, así lo ha dicho Paloma Beamer profesora de en Ciencias de Salud Ambiental por la Universidad de Arizona.

Argumenta que, aunque esto depende de las normas de cada aerolínea, un pasajero en un asiento central puede tener hasta 20 personas a dos metros de distancia en un vuelo completo.

Howard Weiss, biomatemático de la Facultad de Georgia Tech, concide en esto: “Sentarse en el asiento al lado de la ventana tiene un beneficio adicional; una medida modesta, pero que supone un beneficio”, y añade “estamos hablando de transmisión directa de enfermedades infecciosas, transmitidas por gotas grandes”.

Es importante recordar que los cuidados principales serán la distancia y la higiene, como el lavado de manos, pero no está de más conocer esta pequeña estrategia a la hora de tener que volar.

Por Eduardo Rosales Villeda – Dinero en Imagen