¿Los aviones comerciales chinos son una amenaza para Boeing o Airbus?

El plan de Beijing de hacer sus propios aviones comerciales para romper el duopolio de Boeing y Airbus sigue siendo un costoso sueño imposible, según un grupo de expertos con sede en Washington.

Te puede interesar: El MC-21-310 realizará su primer vuelo a finales de este año.

Aunque Beijing ha inyectado al menos 45.000 millones de dólares en la Corporación de Aviones Comerciales de China (Comac) para fabricar aviones comerciales, incluido el avión de pasajeros C919, las probabilidades de que China pueda hacer que el proyecto sea un éxito “están entre escasas y nulas”, dijo Scott Kennedy, asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, responsable de la investigación, Reseñó South China Morning Post.

“Comac ha recibido una financiación estatal masiva y atención global, pero no está en la misma liga que los principales fabricantes de aviones comerciales del mundo como Boeing, Airbus, Embraer y Bombardier. Comac ni siquiera es tan capaz como sus homólogos rusos, incluyendo Ilyushin, Sukhoi y Tupolev, que tienen una tecnología más avanzada pero que aún así han luchado comercialmente”, dijo Kennedy en una nota publicada este lunes.

Te puede interesar: El avión chino C919 obtendría su certificación en 2021.

Los hallazgos fueron el resultado de más de dos años de investigación, incluyendo una visita de campo a la fábrica de Comac en Shanghai, dijo Kennedy, quien también es el presidente del consejo de administración en negocios y economía china en el centro de investigación.

Podría ser devastador para el C919 de China, ya que el avión depende de la importación de varias piezas cruciales, desde sus motores hasta sus sistemas de control de vuelo, por lo que el acceso a proveedores estadounidenses como General Electric (GE), Honeywell International y Rockwell Collins es vital para las futuras entregas del nuevo modelo.

Sobre la industria de la aviación comercial de China, Kennedy dijo: “He examinado muchas industrias en China, y este es definitivamente el sector más patético que he encontrado.” Y continuó llamando a Comac “un verdadero incendio de basurero de una organización”.

Kennedy también dijo que es “engañoso llamar al C919 un avión chino, porque casi todos sus componentes, incluyendo todo lo que mantiene el avión en el aire, son importados”.

El C919 aún no ha recibido la certificación del organismo regulador de la aviación del país, la Administración de Aviación Civil de China.

“No sólo el C919 no es una seria amenaza comercial para el Boeing 737 o el Airbus A320, sino que su desarrollo no ayuda sustancialmente al ejército chino”, indicó Kennedy.

Las sanciones a Comac serían “contraproducentes” porque China podría tomar represalias no comprando a empresas estadounidenses como Boeing, mientras que aceleraría la autosuficiencia y se alejaría de la actual jerarquía de tecnología aeroespacial liderada por EE.UU. y Europa, añadió Kennedy.

A principios de este año, Washington estaba sopesando la posibilidad de denegar la última solicitud de licencia de GE para suministrar el motor CFM LEAP-1C para el jet Comac de cuerpo estrecho, que se espera que entre en servicio el próximo año.

Pero el gobierno de EE.UU. finalmente aprobó la licencia para la venta de motores de reactores después de que el presidente Donald Trump dijera que los EE.UU. no deberían impedir que las empresas suministren motores de reactores y otros componentes a China.

Por Amanda Lee

También te puede interesar