Boeing se compromete a entregar aviones comerciales que vuelen con combustibles 100% sostenibles.

Boeing está fijando un ambicioso objetivo para avanzar en la sostenibilidad a largo plazo de la aviación comercial, comprometiéndose a que sus aviones comerciales sean capaces y estén certificados para volar con combustibles de aviación 100% sostenibles para 2030. El fabricante estadounidense ya ha realizado con éxito vuelos de prueba sustituyendo el combustible de aviación de petróleo por combustibles 100% sostenibles para hacer frente al urgente reto del cambio climático.

Te puede interesar: BBAM ordena 6 aviones Boeing 737-800BCF.

Según el Grupo de Acción para el Transporte Aéreo, el Departamento de Energía de EE.UU. y otros estudios científicos, los combustibles de aviación sostenibles reducen las emisiones de CO2 hasta en un 80% a lo largo del ciclo de vida del combustible, con el potencial de alcanzar el 100% en el futuro. En la actualidad, los combustibles de aviación sostenibles se mezclan directamente con el combustible de aviación convencional hasta una mezcla del 50/50, el máximo permitido según las especificaciones actuales del combustible.

Te puede interesar: EEUU emite norma para facilitar el desarrollo de aviones supersónicos civiles.

El compromiso de Boeing es determinar qué cambios son necesarios para que sus aviones comerciales actuales y futuros vuelen con combustibles 100% sostenibles, y trabajar con las autoridades reguladoras y con toda la industria para elevar el límite de mezcla para ampliar su uso.

“Nuestro sector y nuestros clientes se han comprometido a hacer frente al cambio climático, y los combustibles de aviación sostenibles son la solución más segura y más medible para reducir las emisiones de carbono de la aviación en las próximas décadas”, dijo el presidente y consejero delegado de Boeing Commercial Airplanes, Stan Deal.

Los combustibles sostenibles para la aviación pueden fabricarse a partir de una amplia variedad de materias primas, como plantas no comestibles, residuos agrícolas y forestales, residuos domésticos no reciclables, desechos de plantas industriales y otras fuentes. La sostenibilidad de los combustibles se garantiza mediante certificaciones de sostenibilidad sólidas y creíbles a través de organizaciones de terceros, como la Mesa Redonda sobre Biomateriales Sostenibles.

También te puede interesar