Las compañías aéreas ahora pueden elegir sus propias rutas a través del Atlántico.

Las compañías aéreas están dispuestas a reducir sus emisiones y a obtener un enorme ahorro de combustible en los vuelos transatlánticos en las próximas semanas, ya que los controladores aéreos están experimentando con la posibilidad de dar a los pilotos rienda suelta a sus propias rutas en los cielos que han sido despejados por la pandemia.

Te puede interesar: Los aviones con más de 40 años que aún siguen volando.

Durante décadas, los aviones que iban entre Europa y Norteamérica -una de las rutas más transitadas del mundo antes de la pandemia, con unos 1.700 vuelos diarios- han seguido un puñado de rutas designadas, formando lo que es esencialmente una red de carreteras invisibles a gran altura.

Pero la reducción del tráfico está permitiendo a los controladores aéreos desechar las antiguas reglas. NATS y NAV Canada, responsables del espacio aéreo del Reino Unido y Canadá, dicen que no designarán rutas específicas en los días en que el tráfico lo permita, dejando que las aerolíneas seleccionen las rutas “basándose totalmente en la ruta, velocidad y trayectoria óptimas”.

Te puede interesar: Cómo superar el miedo a volar.

El experimento, que no tiene una fecha de finalización establecida, no habría sido posible hasta hace poco. Pero las mejoras en los sistemas de satélites utilizados para vigilar el tráfico aéreo del Atlántico Norte hacen que los controladores dispongan ahora de datos en tiempo real sobre los aviones que sobrevuelan el océano. Ese cambio, unido al desplome de los vuelos transatlánticos diarios a tan sólo 500, significa que la NATS puede quitar los guardarraíles.

“La drástica caída del tráfico en el Atlántico nos ha dado la oportunidad de hacer las cosas de forma diferente y de introducirlas más rápidamente de lo que hubiera sido posible”, dijo NATS a CNN Business.

Las pruebas podrían ayudar a ahorrar costes a las aerolíneas y a reducir las emisiones nocivas.

“Nuestra esperanza es que el análisis de estos vuelos, junto con otros ejercicios, nos proporcione la base de pruebas que necesitamos para decidir sobre el valor de cambios más permanentes”, dijo NATS.

Investigadores de la Universidad de Reading (Inglaterra) estudiaron 35.000 vuelos transatlánticos el pasado invierno y descubrieron que permitir a los aviones aprovechar mejor los patrones de viento podría reducir el consumo de combustible hasta en un 16% en los vuelos hacia el Este.

Michael Gill, director de medio ambiente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), indicó que el potencial de ahorro de combustible es similar al que se esperaría de la actualización de un nuevo avión. “Calculamos que cada nueva generación de aviones aumenta la eficiencia del combustible entre un 15% y un 20%, por lo que podría ser similar a la introducción de un avión de pasajeros de última generación”.

“Utilizar la corriente en chorro con más frecuencia y de forma más permanente sin poner en riesgo la seguridad de ninguna manera sería bienvenido”, dijo Gill.

El combustible es actualmente el mayor gasto de las compañías aéreas, con un 30% de sus costes de explotación. Están adoptando los cambios tras un año devastador en el que la pandemia acabó con sus ventas.

Virgin Atlantic declaró a CNN que ya ha puesto en marcha la planificación de rutas con optimización del viento en toda su flota.

United Airlines indicó que espera “un futuro de rutas de vuelo optimizadas para garantizar viajes más rápidos, más cómodos y más sostenibles para nuestros clientes”, y añadió que el uso de menos combustible al cruzar el Atlántico jugará un papel importante en “ser 100% verde al reducir el 100% de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero para 2050”.

Por Will Godley

También te puede interesar