China inaugura oficialmente su nuevo mega aeropuerto.

El largamente esperado aeropuerto internacional de Chengdu Tianfu ha comenzado a operar oficialmente, ofreciendo a los viajeros una nueva puerta de entrada al hogar de los pandas gigantes.

Su vuelo inaugural, operado por Sichuan Airlines, despegó el domingo a las 11:10 de la mañana con destino a Pekín.

Te puede interesar: Chile: La nueva T2 del Aeropuerto de Santiago está lista para su entrega.

Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, es ahora la tercera ciudad del país que cuenta con dos aeropuertos internacionales, junto con Shangai y Pekín, informó CNN.

Construido con un coste de unos 70.000 millones de yuanes chinos (10.800 millones de dólares), la primera fase del gigantesco aeropuerto tiene capacidad para acoger hasta 60 millones de pasajeros al año, abriendo aún más la región suroccidental del país.

Están en funcionamiento tres pistas y dos terminales, que cubren una superficie total de 710.000 metros cuadrados. El medio de comunicación estatal Xinhua informó de que el aeropuerto acabará albergando terminales de 1,4 millones de metros cuadrados, capaces de atender a 120 millones de pasajeros al año.

Te puede interesar: La T2 y T3 del Aeropuerto Madrid-Barajas reabren en julio.

Además de los famosos pandas, Sichuan es famosa por su cocina picante y sus bellos paisajes, lo que la convierte en uno de los destinos turísticos más populares de China entre los turistas nacionales e internacionales.

Por ahora, sin embargo, el nuevo aeropuerto sólo atenderá a los primeros. China sigue cerrada a la mayoría de los viajeros internacionales.

“El nuevo aeropuerto de Chengdu era necesario para dar cabida a un rápido y continuo crecimiento”, dijo el analista de aviación Brendan Sobie. “El mercado nacional de China ya se ha recuperado totalmente de la pandemia y seguirá creciendo rápidamente. Dado el tamaño de la ciudad y su ubicación central en China, Chengdu está muy bien posicionada para beneficiarse”.

Según las últimas cifras de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el tráfico doméstico de China aumentó un 6,8% en abril de 2021, en comparación con abril de 2019. El aeropuerto internacional de Baiyun, en la metrópoli sureña de Guangzhou, desbancó al Hartsfield-Jackson de Atlanta para convertirse en el más transitado del mundo en 2020.

Antes de la pandemia, el antiguo aeropuerto internacional de Chengdu Shuangliu era el cuarto más grande del país, por volumen de pasajeros. En 2020, “era en realidad el segundo, ya que la pandemia le afectó menos que a otros grandes aeropuertos debido a su gran dependencia del mercado nacional”, añade Sobie.

Las ambiciones aeroportuarias de China

El nuevo aeropuerto internacional de Chengdu Tianfu fue diseñado por un consorcio formado por el Instituto de Investigación y Diseño Arquitectónico del Suroeste de China, la Corporación del Grupo de Construcción de Aeropuertos de China y el estudio de arquitectura francés ADP Ingenierie.

La primera fase ha tardado cinco años en completarse y cuenta con una serie de tecnologías de vanguardia, como software de reconocimiento facial, quioscos de autofacturación, sistemas de seguridad inteligentes, puertas de autoembarque y robots conserjes con inteligencia artificial.

Una línea de metro conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad. Con velocidades de hasta 140 kilómetros por hora, el viaje en tren dura entre 37 y 44 minutos. La línea de metro que conecta las nuevas instalaciones con el aeropuerto internacional de Chengdu Shuangliu está prevista para 2023.

El Aeropuerto Internacional de Chengdu Tianfu es sólo uno de los muchos aeropuertos que China tiene previsto abrir en los próximos años.

El país aspira a tener 400 aeropuertos en uso en 2035, un gran salto respecto a los 241 actuales, según el Esquema de Planificación de la Red de Transporte publicado por el gobierno a principios de 2021.

La instalación más notable que se ha inaugurado en China en los últimos años es el enorme Aeropuerto Internacional de Daxing de Pekín, que comenzó a funcionar en 2019. Diseñado por la difunta arquitecta Zaha Hadid y sus socios chinos, cuenta con una terminal del tamaño de 97 campos de fútbol.

Antes de su apertura, la ciudad necesitaba desesperadamente una segunda puerta de entrada global. El Aeropuerto Internacional de Pekín Capital (PEK) era el segundo centro de aviación más concurrido del mundo y estaba al límite de su capacidad, lo que hacía casi imposible que las aerolíneas añadieran vuelos en las horas deseadas.

También te puede interesar