Boeing duplica la compra de combustible SAF para sus operaciones comerciales

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El fabricante estadounidense Boeing ha llegado a acuerdos para adquirir 21,2 millones de litros (5,6 millones de galones) de combustible de aviación sostenible mezclado (SAF) producido por Neste, el principal productor mundial de SAF, para apoyar sus operaciones comerciales en EE.UU. hasta 2023. Estos acuerdos suponen más del doble de las adquisiciones de SAF realizadas por la compañía el año pasado.

«Estamos demostrando nuestro compromiso de reducir nuestra huella de carbono y catalizar la industria del SAF», declaró Sheila Remes, vicepresidenta de Sostenibilidad Medioambiental de Boeing. «Esta adquisición de SAF supone el 25% de las necesidades totales de combustible para aviones de Boeing del año pasado, incluyendo nuestros vuelos de producción, entrega, Boeing ecoDemonstrator y Dreamlifter, y nuestro objetivo es aumentar esa parte en los próximos años.»

Hainan Airlines, segunda aerolínea china en reanudar vuelos con el 737 MAX

Los acuerdos de compra incluyen el suministro de Neste MY Sustainable Aviation Fuel™, que se mezcla con combustible de aviación convencional en una proporción de 30/70 para producir el SAF mezclado. Neste MY SAF se fabrica a partir de materias primas de desecho y residuos 100% renovables, como aceite de cocina y residuos de grasa animal, y cumple estrictos criterios de sostenibilidad.

EPIC Fuels y la empresa Signature Aviation suministrarán 2,3 millones de galones y Avfuel 300.000 galones de esta mezcla de SAF para el programa de pruebas de vuelo Boeing ecoDemonstrator y las instalaciones comerciales de la empresa en el estado de Washington y Carolina del Sur. Boeing también está comprando otros 3 millones de galones de la misma mezcla de SAF a EPIC Fuels y Signature Aviation, generando créditos de reducción de emisiones para entregas comerciales, Dreamlifter y vuelos ejecutivos. Estos beneficios se generan mediante un proceso de «book-and-claim» que desplaza el combustible de aviación de petróleo por SAF en los sistemas de abastecimiento fuera del suministro de combustible de la compañía.

En 2021, Boeing se comprometió a entregar sus aviones comerciales capaces y certificados para volar con un 100% de SAF en 2030.

El SAF reduce las emisiones de CO2 hasta en un 80% durante el ciclo de vida del combustible, con el potencial de alcanzar el 100% en el futuro, y es ampliamente reconocido por ofrecer el mayor potencial para descarbonizar la aviación en los próximos 20 a 30 años. Fabricado a partir de varias materias primas, el SAF está certificado para uso comercial y actualmente puede mezclarse hasta en un 50% con el combustible tradicional para reactores sin necesidad de modificar los aviones, los motores o la infraestructura de abastecimiento.

También te puede interesar