Aerolíneas estadounidenses se enfrentan a un «tsunami» de jubilaciones de pilotos

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El sector aéreo estadounidense está a punto de sufrir un «tsunami de jubilaciones de pilotos» que agravará la escasez de aviadores en el país, limitando la disponibilidad de vuelos para los pasajeros y presionando al alza las tarifas, según declaró este miércoles un grupo del sector ante el Congreso.

«La escasez de pilotos ha provocado un colapso del servicio aéreo», declaró Faye Malarkey Black, presidenta y consejera delegada de la Asociación de Líneas Aéreas Regionales (RAA), en una comparecencia ante el subcomité de Transporte e Infraestructuras de la Cámara de Representantes.

Más de la mitad de los pilotos que trabajan en la actualidad alcanzarán la edad de jubilación obligatoria de 65 años en los próximos 15 años, y los pilotos más jóvenes no están sustituyendo a los que se jubilan.

JetBlue anuncia vuelos a Ámsterdam, Países Bajos

La «grave y continua escasez de pilotos» afecta a todo el país, señaló Black: 42 estados cuentan ahora con menos servicios aéreos que antes de la pandemia, 136 aeropuertos han perdido al menos una cuarta parte de sus servicios, y las compañías aéreas han suprimido por completo los vuelos a 11 aeropuertos de ciudades más pequeñas que conectan con centros más grandes.

Más de 500 aviones de aerolíneas regionales están parados sin pilotos suficientes para volar, y los que vuelan se utilizan hasta un 40% menos que en el pasado.

La mayoría de las aerolíneas aún no han restablecido totalmente los recortes de servicio que hicieron durante la pandemia, incluso ante el récord de reservas en algunas compañías. Esta combinación de capacidad limitada y fuerte demanda está haciendo que los precios se sitúen muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

El grupo de Black representa a las compañías regionales que prestan servicios de enlace a las grandes compañías aéreas, como American, United y Delta. Esas grandes aerolíneas también se enfrentan a la escasez de pilotos, pero han estado contratando aviadores de las aerolíneas regionales, causando un problema aún peor para los pasajeros y las ciudades que dependen de ellas.

Las grandes aerolíneas contrataron a más de 13.000 pilotos en 2022, según Black, casi todos procedentes de las aerolíneas más pequeñas que representa la RAA. El año pasado se licenciaron más pilotos que nunca, pero esos 9.500 nuevos ingresos no fueron suficientes para mantener el ritmo de la demanda.

United anuncia nueva ruta directa entre San Francisco y Christchurch, Nueva Zelanda

Black indicó que el coste de la formación de un nuevo piloto puede ser de 80.000 dólares, y que en total alcanzan los 200.000 dólares si se combinan con el coste de una licenciatura. Dijo que la ayuda financiera federal es insuficiente para dar a los estudiantes más pobres la oportunidad de convertirse en pilotos.

«A diferencia de otras trayectorias profesionales que requieren credenciales adicionales, como las de médicos y abogados, los programas acreditados de formación de pilotos no pueden acceder a préstamos adicionales disponibles a través de programas de ayuda a licenciados para cubrir los costes más elevados».

La demanda de pilotos seguirá creciendo, según las previsiones de Black. Menos del 8% de los pilotos son menores de 30 años, y muchos acceden a la cabina como segunda carrera.

«Estos pilotos estaban llamados a hacer carrera desde hace mucho tiempo, pero sólo pudieron superar los obstáculos financieros más tarde, después de haber acumulado sus propios ahorros e historiales de crédito», dijo Black en sus observaciones.

Pero el sindicato que representa a la mayoría de los pilotos de líneas aéreas de EE.UU. instó al Congreso a no modificar las normas de cualificación y formación de los pilotos en un intento de solucionar la escasez de pilotos, alegando que algunas ideas comprometerían la seguridad.

«No es momento de debilitar las normas de seguridad», declaró Jason Ambrosi, Presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, ante la subcomisión de Transporte de la Cámara de Representantes.

Gracias a los requisitos establecidos tras una serie de accidentes aéreos, «las muertes de pasajeros se han reducido en un 99,8%», afirmó.

«Este marco de formación de pilotos también ha producido en la última década decenas de miles de pilotos más de los que necesitaban las aerolíneas», dijo Ambrosi, rebatiendo los argumentos de la Asociación de Líneas Aéreas Regionales y otros del sector de que no hay suficientes pilotos cualificados.

«Estados Unidos ha certificado a casi 64.000 pilotos de transporte aéreo desde julio de 2013, mientras que las aerolíneas han contratado para cubrir aproximadamente 40.000 puestos», añadió.

La Asociación de Líneas Aéreas Regionales señaló que las aerolíneas no son el único destino de los pilotos con esa cualificación y advirtió de una importante escasez de aviadores que empeorará con un «tsunami» de jubilaciones. Las compañías que vuelan aviones de negocios o chárter también están contratando, dijo el jefe de la RAA, Black.

Pero Ambrosi argumentó que las compañías aéreas carecen de personal suficiente en estos momentos porque no ofrecen a los pilotos condiciones salariales y de calidad de vida adecuadas, y por las decisiones de gestión tomadas durante la pandemia.

«El mercado laboral actual se complica porque los pilotos se mueven entre compañías al dejar aerolíneas que ofrecen carreras menos atractivas por otras que ofrecen mejor sueldo y calidad de vida».

También rebatió los argumentos a favor de aumentar la edad de jubilación de los pilotos.

La propuesta de aumentar la edad de jubilación obligatoria en dos años, hasta los 67, causaría dolores de cabeza a las aerolíneas. Los pilotos veteranos suelen volar en rutas internacionales, pero las normas internacionales establecen un límite de edad de 65 años. Cuando se le preguntó por otros puestos de piloto, como los aviones chárter, que permiten a los pilotos trabajar hasta los 70 años, Ambrosi dijo que no representaba a esos trabajadores.

En la audiencia también se debatió la importante falta de diversidad entre los pilotos, que suelen ser en su mayoría hombres y blancos, y las posibles formas de resolver este problema, lo que también podría ayudar a solucionar cualquier escasez de aviadores.

La escasez de pilotos era un hecho ampliamente reconocido incluso antes de la pandemia. Las aerolíneas recibieron miles de millones de dólares de los contribuyentes durante la pandemia, con la prohibición de despedir personal, en un esfuerzo por asegurarse de que la escasez no empeorara. Pero para ahorrar dinero, muchas aerolíneas ofrecieron jubilaciones anticipadas para recortar costes durante la pandemia que también interrumpió el flujo de nuevos pilotos.

Por Greg Wallace – CNN
Chris Isidore ha contribuido a este reportaje

También te puede interesar