Alaska Airlines se asocia con la NASA y Boeing para desarrollar avión sostenible

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

En colaboración con la NASA, Boeing y otras compañías aéreas, se anunció a principios de esta semana que Alaska Airlines participará en el programa Sustainable Flight Demonstrator (SFD) para ayudar a desarrollar el avión X-66A.

El X-66A está diseñado para probar la configuración de fuselaje Transonic Truss-Braced Wing, que se estima que reducirá el consumo de combustible y las emisiones hasta en un 30% en relación con los aviones más eficientes de la actualidad que utilizan un fuselaje con alas largas y delgadas soportadas por puntales diagonales conectados al fuselaje inferior. Es la primera vez que un X-plane se centra en ayudar a alcanzar el objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en la aviación.

Alaska Airlines aterrizará en Guatemala a partir de octubre

«En Alaska Airlines nos hemos fijado el ambicioso objetivo de que nuestras emisiones de carbono sean cero en 2040, pero sabemos que no podemos conseguirlo solos», ha declarado Diana Birkett Rakow, vicepresidenta sénior de Asuntos Públicos y Sostenibilidad. «Descarbonizar la aviación es uno de los retos más abrumadores de nuestro tiempo y requerirá soluciones que aún no existen. Va a ser necesario que los sectores público y privado se unan para hacer posible un cambio radical en la innovación. Alaska se ha comprometido a desempeñar un papel activo en la resolución de este reto y por eso nos hemos asociado con pioneros como la NASA y Boeing para impulsar la sostenibilidad de la aviación.»

Como socio de la NASA y Boeing, Alaska Airlines ofrecerá su opinión sobre el rendimiento de la aeronave, incluida la eficiencia operativa, el mantenimiento, las características de manejo y la compatibilidad con los aeropuertos. Los X-planes son una serie de aviones y cohetes experimentales estadounidenses que se utilizan para probar y evaluar nuevas tecnologías. La designación «X» dentro del sistema estadounidense de designaciones de aeronaves, denota la misión de investigación experimental. Según la NASA, su historia con la designación X-plane se remonta a la década de 1940, cuando su agencia predecesora, el Comité Consultivo Nacional de Aeronáutica (NACA) creó conjuntamente con las Fuerzas Aéreas y la Armada estadounidense un programa de aviones experimentales.

«Es inspirador pensar en todas las importantes innovaciones que han resultado de los aviones X de la NASA -romper la barrera del sonido, volar hasta el borde del espacio, variar el barrido de las alas en vuelo, digitalizar los sistemas de control de vuelo- y saber que formaremos parte del desarrollo de la próxima generación de aviones comerciales», dijo Pasha Saleh, director de desarrollo corporativo y representante de Alaska en el programa SFD.

También te puede interesar