Aerolíneas

Trump recibe en la Casa Blanca a la piloto que aterrizó de emergencia el avión de Southwest.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió este martes en la Casa Blanca a Tammie Jo Shults, a su tripulación y a algunos de los pasajeros que iban en el vuelo de Southwest que tuvo que aterrizar de emergencia en Filadelfia luego que un motor fallara en el aire.

La falla en el motor provocó que una ventanilla de la aeronave se rompiera, en un incidente que provocó la muerte de una mujer. Pero la buena ejecución del aterrizaje de la piloto y sus nervios de acero evitaron una tragedia mayor e hizo que muchos calificaran a Jo Shults como una auténtica heroína.

“Las acciones de la tripulación y los pasajeros del vuelo 1380 muestran el gran carácter de nuestra nación”, dijo Trump, quien saludó a los visitantes sin levantarse de su escritorio.

El presidente también envió sus condolencias a la familia de Jennifer Riordan, la mujer que falleció en el accidente y destacó la “valentía” de los pasajeros que trataron de ayudar cuando la parte superior del cuerpo de la mujer fue impulsado fuera de la ventana por el viento. Aunque los pasajeros lograron que Riordan no saliera por completo del avión, no pudieron evitar que muriera por las contusiones que sufrió.

“Capitana Shults: quiero elogiarle especialmente a usted por sus acciones que salvaron vidas… Entiendo que usted es una de las primeras mujeres en pilotar un avión táctico en la Marina estadounidense (…) Le saludo a usted y a su tripulación”, dijo Trump.

En el momento del accidente, en el avión, que iba de La Guardia (Nueva York) a Dallas (Texas), viajaban 143 pasajeros y 5 miembros de la tripulación.

Shults fue una de las primeras mujeres piloto de combate en el ejército de Estados Unidos, según informó AP citando sus amigos. La mujer se graduó en 1983 en la Universidad de Olathe, Kansas, donde obtuvo títulos en biología y agronegocios, indicó Carol Best, una portavoz de la universidad citada por The Kansas City Star.

Por: Univision

Foto: Andrew Harrer/Bloomberg