La Industria

La industria aérea avisa de la dificultad de contratar tripulantes.

“En 25 años hemos pasado de ser una profesión de élite a prácticamente un mini job ”. De esta manera define la situación que vive Corinne Basarot, delegada del sindicato Stavla en Iberia y tripulante de cabina con 25 años de experiencia. La presión de las compañías de bajo coste, que ahora dominan el mercado aéreo en Europa, han deteriorado hasta el extremo las condiciones laborales de los asistentes de cabina en un proceso similar al que han sufrido los pilotos, aunque con salarios mucho más bajos.

Según una encuesta realizada por la IATA (la asociación que agrupa a las aerolíneas a nivel global), las compañías aéreas están teniendo serios problemas a la hora de incorporar tripulaciones de cabina, así como para retenerlos en sus posiciones. El proceso de selección se ha convertido en el principal dolor de cabeza de la mayoría de las compañías. El citado estudio desvela que el 48% de los responsables de recursos humanos del sector aéreo aseguran que la selección de nuevo personal es el mayor reto que afrontan en áreas de fuerte crecimiento, como los tripulantes de cabina, los servicios de atención al cliente y los empleados de tierra ( handling y operaciones). El primer hándicap en el área de tripulantes es la demanda salarial (para un 42% de los encuestados), seguido por las capacidades de los candidatos (un 35% de las respuestas).

Según la IATA, la rotación del personal de cabina alcanza el 18% anual, lo que significa que prácticamente uno de cada cinco empleados abandona la compañía. Y el 77% de los encuestados avisan que cada vez es más difícil retener el personal. Según los datos de la asociación de aerolíneas, “las necesidades de tripulaciones y personal de tierra crecerán especialmente en Asia-Pacífico, Oriente Medio y África, regiones en las que se prevé un mayor crecimiento del sector y del tráfico aéreo”.

Pero mientras en el sector de los pilotos las aerolíneas asiáticas y de Oriente Medio se han convertido en refugio laboral en tiempos de crisis –se llegan a pagar “En este momento,

En España hay actualmente más de 20.000 asistentes de cabina y prácticamente la mitad de estos está concentrados en el sector de bajo coste, donde las condiciones laborales son precarias, según denuncian los sindicatos. La reciente huelga de tripulantes de Ryanair y las negociaciones de los trabajadores de Finnair en El Prat, contratados a través de una empresa temporal, ilustran cómo el colectivo empieza a reivindicar una mejora de sus condiciones laborales. “El modelo de bajo coste lleva hasta el extremo los pactos del convenio, con jornadas que llegan a las 18 horas de vuelo en un día y salarios de entrada que apenas superan los 10.000 euros brutos anuales; apenas llegamos a mileuristas”, denuncian desde el sindicato Stavla.

Por: Aintzane Gastesi – La Vanguardia