Aerolíneas

Volaris tiene en tierra un A320neo por problemas en motores de Pratt & Whitney.

Volaris, la segunda aerolínea del país, ha tenido que mantener estacionada una de sus aeronaves A320neo fabricada por el grupo aeronáutico europeo Airbus, debido a los problemas de fiabilidad de los motores suministrados por la estadounidense Pratt & Whitney.

En lo que va del año, la aeronave A320neo de Volaris ha permanecido en tierra el equivalente a 225 días, afectando 367 vuelos, dijo la aerolínea, en una comunicado enviado al Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT), en el marco del proceso regulatorio de desprendimiento de slots de Aeroméxico-Delta.

“Problemas sobre fiabilidad han forzado a Volaris (y a otros operadores) a mantener aeronaves en tierra más frecuentemente de lo esperado”, dijo Volaris, en su comunicación al DOT. “Estos problemas han generado un impacto desproporcionado en operadores pequeños, como Volaris, que han tenido que limitar el número de aeronaves que pueden mantener en reserva”.

La situación contrasta con lo originalmente previsto por Volaris en febrero, cuando Airbus alertó de una falla que afectaba el eje posterior de compresión en un lote de 98 motores de Pratt & Whitney.

De esos motores, 55 tenían estatus de entregados para ensamblaje, pero los 43 restantes ya estaban incorporados en 32 aviones de la familia A320neo y A321neo, uno de los modelos de pasillo único más utilizados por las aerolíneas.

Volaris, que contaba en ese momento con una sola aeronave A320neo con el potencial fallo del motor, descartó afectación alguna en sus itinerarios a cubrir, y se limitó a reconocer que podría verse impactada por el retraso en la entrega de las unidades que ha encargado a Airbus.

El viernes 9 de febrero de 2018, el fabricante de aviones Airbus y la Agencia de Europea de Seguridad de la Aviación, emitieron una serie de recomendaciones para aviones de la familia A320neo.

Volaris confirma que se han verificado estas recomendaciones y “todas nuestras aeronaves de la flota actual cumplen con éstas”, escribió la firma en una postura fechada en febrero. “Por lo anterior, no se prevé ninguna afectación a nuestros itinerarios”.

Infosel buscó a Volaris para consultarla ahora al respecto, pero hasta el momento no se ha recibido respuesta.

Volaris habría seguido la cautela que fue hecha pública por otras aerolíneas como Latam Airlines, una compañía chilena, e IndiGo Airlines, propiedad del fondo de inversión Indigo Partners, quienes en su momento anunciaron la suspensión de sus aeronaves A320neo que contaban con ese motor.

El problema de Airbus con los motores Pratt& Whitney sí provocó demoras en las entregas de nuevos aviones a aerolíneas como Volaris.

Esta situación la ha llevado hasta el punto de declarar no poder cumplir con los requisitos para operar una parte de los slots –horarios de ascenso y descenso– que le fueron asignados como parte del proceso regulatorio ante la mayor integración entre Aeroméxico, la principal línea aérea del país, y la estadounidense Delta.

Actualmente corre un proceso de comentarios, luego de que Volaris solicitó a finales de agosto ampliar la fecha límite del 27 de octubre, para operar los slots asignados por el DOT en las rutas que conectarían a la Ciudad de México con San José, California, y Chicago, Illinois, como parte de la fase dos de desinversión de slots.

Ante la posición expresada por sus competidores Aeroméxico y Delta que solicitaron al DOT negar a Volaris la ampliación, ahora la aerolínea argumenta que los retrasos de Airbus van más allá de la falla en el lote de los motores Pratt & Whitney.

La línea aérea mexicana explicó que recibió a inicios de agosto una carta de Airbus comunicándole mayores retrasos causados por una replaneación de la línea de ensamblaje de toda la familia de aeronaves A320neo, dijo Volaris en la respuesta envidada al DOT, el jueves.

“La carta fue enviada un mes después de que DOT emitiera su orden 2018-7-2 (que establece las condiciones para el desprendimiento de slots de la fase dos). El Departamento conocía de los retrasos por los problemas en los motores, pero no podría haber considerado los retrasos de Airbus causados por la re planeación de la línea de ensamblaje para toda la familia de aeronaves”, dijo Volaris en una comunicación enviada al Departamento del Transporte.

Hasta junio, Volaris había incorporado solo tres aeronaves nuevas, dos A321neo y una A320neo. La flota hasta el primer semestre consideraba 70 naves, una menos que a finales del año pasado, ya que la empresa ha devuelto aeronaves arrendadas.

Por Infosel – Expansión

Foto: Master Flims / H. Goussé