Aerolíneas

Acuerdo de Airbus con Emirates por aviones A380 en punto muerto.

El último pedido de Airbus SE por el superjumbo A380 ha llegado a un punto muerto en medio de prolongadas conversaciones sobre los motores, según personas con conocimiento de la situación, lo que podría poner en peligro un crucial acuerdo considerado un salvavidas para el avión más grande del mundo.

El acuerdo de US$16.000 millones por 36 aviones de dos pisos adicionales se ha topado con un obstáculo mientras Emirates negocia con Rolls-Royce Holdings Plc sobre el precio y consumo de combustible de un motor que ya está quedando por debajo de los parámetros de rendimiento, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas discutiendo información confidencial. Las empresas han incumplido un plazo para seleccionar los motores, posiblemente retrasando la primera entrega a 2020, e incluso amenazando el acuerdo en su totalidad.

Emirates, el único cliente importante del A380, llegó al rescate en enero con un nuevo pedido después de meses de tensas negociaciones. La aerolínea de Dubái representa aproximadamente la mitad de la cartera total de pedidos, luego de cambiar a Rolls-Royce como proveedor de motores hace unos años, tras utilizar una empresa conjunta entre General Electric Co. y Pratt & Whitney en el primer lote de la aeronave.

Esa sociedad, llamada Engine Alliance, es el único competidor para el motor del A380, pero los socios de la empresa conjunta se han resistido a regresar por los 36 aviones porque no han recibido nuevos pedidos en años y han vuelto su atención a otros programas, dijeron las personas.

Un representante de la empresa conjunta no estaba inmediatamente disponible para hacer comentarios, mientras que los portavoces de Airbus, Rolls-Royce y Emirates declinaron hacerlo.

Cuando Rolls-Royce tomó el relevo de Engine Alliance en 2015, el acuerdo de US$9.200 millones para propulsar 50 aviones fue anunciado como un hito histórico para el fabricante británico. Pero Rolls-Royce no ha podido cumplir con las garantías de mejora de consumo de combustible prometidas anteriormente, según una fuente cercana a las conversaciones. La propia Rolls-Royce enfrenta cargos millonarios contra problemas de durabilidad en los álabes de turbina de alta presión del motor.

Airbus necesita el último acuerdo con Emirates por los A380 para que todo el programa continúe. Originalmente planeada para concretarse en el Salón Aeronáutico de Dubái en noviembre del año pasado, la venta se postergó debido a la preocupación de que Airbus no se comprometiera con el futuro del programa debido a la falta de pedidos. Luego llegó Emirates en enero con un pedido firme de 20 aviones y 16 opciones, que sumarían un total de 178 aviones.

El A380 ha estado en terreno inestable durante años. Diseñado como respuesta al aumento del tráfico de pasajeros en los aeropuertos más concurridos del mundo, el gigante de 550 asientos y cuatro motores ha sido la preferencia de sólo un puñado de operadores que son capaces de llenar el avión y hacer viable la economía del consumo de combustible. Emirates es, por mucho, el mayor comprador, y su flota actual corre el riesgo de perder un valor de reventa significativo si el programa finalmente es desechado.

Airbus está reduciendo la producción del avión de 15 en 2017 a seis al año, en un intento por extender la cartera de pedidos restante para el avión. Mientras tanto, el fabricante de aviones ha estado tratando de utilizar el último acuerdo con Emirates para atraer a nuevos compradores, entre ellos British Airways, que hasta ahora no se han materializado.

Por Benjamin Katz y Layan Odeh – Bloomberg.

Foto: Christian Achtermann