La Industria

Boeing busca profundizar lazos con China en medio de la guerra comercial.

Boeing redobla esfuerzos para reforzar lazos con China en momentos en que la guerra comercial entre los asiáticos y EE.UU. amenaza con dar a su rival Airbus una ventaja en el segundo mercado aéreo más grande del mundo.

Una aerolínea china que ha sido operador exclusivo de aviones Boeing durante más de 30 años negociaría un pedido con Airbus. Conforme aumentan las tensiones entre Washington y Pekín, la gigante aeroespacial de Chicago solo debe centrarse en lo que puede controlar, señaló Randy Tinseth, vicepresidente de marketing de Boeing, el viernes en una entrevista.

“Nuestra situación nos permite hablar con ambas partes”, afirmó Tinseth en el marco de una conferencia de aviación en Jeju, Corea del Sur, refiriéndose a China y EE.UU. “Contamos nuestra historia de comercio justo y libre y lo importante que es. Trabajamos estrechamente con nuestros clientes y seguimos entregando muchos aviones a nuestros clientes chinos”.

Si bien China, por ahora, no considera a los aviones de pasajeros en su lista de aranceles, la amenaza del presidente de EE.UU., Donald Trump, de cobrar impuestos a todo lo que el gigante asiático exporta al país norteamericano podría provocar una reacción similar en Pekín. China tiene otras posibles contramedidas a la mano, como favorecer a Airbus en desmedro de Boeing en futuros pedidos de aviones. Camino a superar a EE.UU. como el mercado aéreo más grande del mundo de aquí a 2022, China es crucial para ambas fabricantes de aeronaves en su lucha por ser dominantes.

Para Boeing está en juego un mercado que proyecta necesitará más de 7.600 nuevos aviones con un valor superior a US$1,2 billones hasta 2037, un 6% más que lo pronosticado el año pasado.

Ejecutivos de Xiamen Airlines, cuyo propietaria es la estatal China Southern Airlines, se reunieron con una comitiva de Airbus que visitó China desde Europa el mes pasado para avanzar en las negociaciones, señalaron fuentes anónimas cercanas al tema.

Xiamen, cliente de lanzamiento del 737 Max 10 de Boeing, está interesado en la versión de mayor rango de los aviones A321neo de Airbus, detallaron, aunque las conversaciones aún están en etapa temprana. La aerolínea, con sede en el sureste chino, no tiene previsto en la actualidad comprar aviones Airbus, afirmó una vocera.

Tinseth llamó a la empresa “un gran cliente”.

Por Bloomberg – La República