Aeropuertos

Miles de mexicanos protestaron contra la cancelación del nuevo aeropuerto.

El debate sobre el futuro del aeropuerto de Ciudad de México continúa. Este domingo, unas 5.000 personas han protestado en la capital mexicana para pedirle al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que reconsidere su decisión de suspender la construcción del aeródromo en Texcoco. El político anunció hace dos semanas, tras una consulta, que suspendería el proyecto y que atendería los problemas de tráfico aéreo del actual aeropuerto con la construcción de una aeródromo alterno en la base aérea de Santa Lucía.

Los manifestantes acordaron vestir de negro para mostrarse en favor de la construcción de aeropuerto en Texcoco. “Sí al aeropuerto en Texcoco” o “No a las consultas a modo”, se leía en algunos de los letreros. Además, insistieron en que el Gobierno de López Obrador debe celebrar consultas populares dentro del procedimiento establecido en la Constitución. La marcha avanzó desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo de Ciudad de México.

Algunos de los manifestantes hicieron énfasis en que la consulta convocada por López Obrador no fue válida dado que no siguió los canales legales de participación ciudadana. “Queremos procesos democráticos, la consulta no fue democrática”, decía un letrero sujetado por tres jóvenes. Mientras que otros grupos se enfocaban en pedir al próximo presidente mexicano que recule en su decisión. “AMLO, si realmente amas a tu país, no frenes su modernización”, se leía en un letrero sostenido por un grupo de mujeres.

Tras la cancelación del aeropuerto, los empresarios mexicanos manifestaron su temor a que las inversiones dejaran de llegar a México. Las agencias calificadoras expresaron su preocupación sobre la certeza de los negocios que se emprenden en México. López Obrador ha asegurado que garantizará las inversiones de los constructores que poseen contratos vigente en el aeródromo de Texcoco. El proyecto, que comenzó en 2015, ha avanzado un 31% y se había estimado que para llegar al término de su construcción serían necesarios 13.000 millones de dólares. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se ha negado a detener los trabajos en Texcoco.

Por Sonia Corona – El País