Aeropuertos

Preocupa la ausencia de guardias aeroportuarios en EE.UU.

Como más guardias aeroportuarios de lo normal ya están dando parte de enfermos, los aeropuertos de Estados Unidos se preparan para interrupciones la próxima semana si el cierre parcial del Gobierno continúa y los funcionarios de la Administración de Seguridad en el Transporte no cobran su próximo salario.

Los agentes de seguridad aeroportuaria quedaron atrapados en la lucha política que libran en Washington el presidente Donald Trump y los congresistas demócratas por el dinero para la construcción de un muro a lo largo de la frontera de EE.UU. con México. Trece departamentos y agencias federales han cerrado en gran parte sus operaciones desde el 22 de diciembre porque no se ha aprobado su financiamiento.

Los 51.739 empleados de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), que revisan maletas y pasajeros en los aeropuertos estadounidenses, se consideran esenciales para la seguridad y se les ordenó que siguieran presentándose a trabajar a pesar de que la financiación para su agencia se ha detenido. Estos últimos días, cada vez más guardas de seguridad han dado parte de enfermos, según la TSA.

Esto ha contribuido a alargar los tiempos de espera en aeropuertos no especificados, pero hasta el momento no se han registrado trastornos importantes, dijo Christopher Bidwell, vicepresidente primero de seguridad en el Airports Council International-North America en Washington.

“Nos preocupa que un cierre prolongado del Gobierno pueda afectar la seguridad y los tiempos de espera en los aeropuertos”, dijo Bidwell.

Refuerzos

Los aeropuertos están discutiendo con los gerentes locales de la TSA en busca de formas de reforzar el personal del organismo, dijo. A los empleados que no pertenecen a la TSA no se les permite examinar bolsos y controlar personas, pero pueden ayudar en los puntos de control devolviendo equipaje y manejando las filas.

Hasta ahora, la TSA ha resuelto el problema del pequeño aumento del número de funcionarios que no se presentan a trabajar, dijo el portavoz del organismo, Michael Bilello. El domingo, más de 2,2 millones de personas fueron examinadas en los aeropuertos de EE.UU. y más del 90 por ciento esperó menos de 15 minutos, añadió.

Los tiempos de espera eran normales en la mayoría de los aeropuertos grandes, según datos de la TSA. El Aeropuerto LaGuardia de Nueva York tuvo esperas que se extendieron hasta 52 minutos, pero eso se debió a decisiones inesperadas de gestión y al volumen de viajeros, no a la falta de personal, agregó.

La TSA está tomando varias medidas para garantizar que se puedan seguir realizando los chequeos. El organismo ha activado lo que llama su Fuerza Nacional de Despliegue, la cual permite que trasladar a los funcionarios a diversos aeropuertos para compensar una eventual escasez de personal, dijo Bilello.

“Si pasamos el viernes sin que se cobren los salarios, esa será la primera paga perdida. Ahora estamos hablando de un entorno completamente diferente”, dijo. Los funcionarios han recibido sus salarios hasta ahora y su próxima paga está programada para el viernes.

Tras cierres gubernamentales anteriores, el Congreso aprobó una legislación por la cual se paga a los trabajadores que están licenciados o trabajando sin recibir salarios.

Los guardias aeroportuarios aún podrían cobrar su salario a tiempo el viernes si se resuelve el impasse para mediados de la semana, dijo Bilello.

Por Alan Levin – Bloomberg, Yahoo

Foto: David Goldman / Associated Press