El derribo de un avión de Korean Air en 1983: Error en la ruta provocó una de las grandes tragedias de la Guerra fría.

El 1 de septiembre de 1983, el vuelo 007 de Korean Air, fue derribado por interceptores soviéticos luego de ingresar por error en territorio restringido. Este caso se convirtió en uno de los más graves incidentes de la Guerra Fría.

También te puede interesar: Error de cálculo de los pilotos casi causa un accidente en un avión de Easyjet, según informe.

El Boeing 747-200 llevaba 269 personas entre pasajeros y tripulación. No hubo sobrevivientes. La Unión Soviética desconoció el origen del avión, y adujo que se trataba de una acción deliberada para poner a prueba sus capacidades de respuesta y para realizar labores de espionaje, dado que -decían- otros aparatos militares de los EE.UU. se encontraban en el área para recabar datos de inteligencia.

Los soviéticos derribaron el avión con dos misiles. El 747 fue impactado en la cola y en el fuselaje bajo las alas ocasionando una descompresión de cabina, luego cayó al mar en proximidades de la isla Moneron. Por la desintegración murieron todas las personas que iban a bordo.

Las cajas negras fueron entregadas diez años después del incidente y así se supo la verdadera causa del accidente. Las transcripciones recuperadas de la cabina de mando del avión indicaban que la tripulación no era consciente de que estaba violando el espacio aéreo soviético, sin motivo aparente el vuelo se había desviado 500 kilómetros hacia el oeste y eso determinó su trágico final.

Las autoridades soviéticas negaron cualquier conocimiento sobre los registros de información del vuelo, aunque fueron entregados después de que la administración de Boris Yeltsin tomara el poder en Rusia.

Por La Nación

Foto: Youtube/EnigmaCinco