La experiencia de dormir en un antiguo Airbus A319 de Etihad Airways.

¿Te gustan los aviones? ¿Te apetecería pasar una noche a bordo de un Airbus A319? Si tu respuesta es afirmativa, toma nota y añade esta experiencia a tu wish list: Apple Camping, un establecimiento de Pembrokeshire, una localidad del suroeste de Gales, ha incorporado a su oferta de alojamiento el fuselaje de una aeronave operativa hasta hace solo tres años, reseña La Vanguardia.

Sus promotores han convertido dos secciones del aparato en una espaciosa habitación que conserva detalles originales, como las ventanas o los compartimentos superiores en los que durante el vuelo los pasajeros guardan su equipaje. Por contra, las aproximadamente 150 butacas de clase económica que hasta su jubilación ocupaban la cabina han sido sustituidas por mobiliario más acorde con su nueva función.

Te puede interesar: El restaurante que solo sirve comida de avión en Tailandia.

Arabian Nights

En su lugar, esta habitación cuenta con dos camas y un amplio sofá con televisor, a modo de sala de estar, que permite a los huéspedes disfrutar de una cómoda estancia, además de un cuarto de baño, en esta ocasión, competo. La cocina del A319, en cambio, mantiene su función. Situada en la parte trasera, hará sentir a los ocupantes como auténticos tripulantes, entre armarios herméticos y estantes de acero. En el extremo opuesto, se ha habilitado una pequeña terraza exterior, ideal para ser utilizada como comedor.

La experiencia ha sido bautizada como Arabian Nights Airbus , en honor a Etihad, la última aerolínea propietaria del aparato -antes había surcado los aires con Air Canada y Air Malta-. Pasar dos noches en esta habitación-apartamento cuesta 298 libras esterlinas (325 euros), un precio sin duda asequible para los que han soñado alguna vez con dormir a bordo.

Te puede interesar: ¿Estamos obligados a aceptar un bono en lugar del reembolso por un vuelo cancelado?

Una moda creciente

La propuesta de Apple Camping, aunque para unos pueda parecer algo extravagante, en realidad es una muestra más de la creciente oferta -lo que significa que existe una demanda- de alojamientos y servicios con la aviación como protagonista. Sin ir más lejos, también en Gales, en la localidad de Redberth, solo a 6,8 millas (11 kilómetros) de Pembrokeshire, es posible alquilar a través de Airbnb un viejo jet privado construido en los años 70 para pasar la noche.

En Bangkok, la oferta se decanta hacia la gastronomía. Y es que la aerolínea Thai Airways abrió durante la pandemia un restaurante en sus oficinas centrales en el que sirven exclusivamente comida de avión. La decoración incorpora detalles de la aeronave, desde las butacas hasta las escalerillas.

Echando mano de la la nostalgia, el año pasado se inauguró en el aeropuerto JFK de Nueva York el TWA Hotel , un establecimiento que permite a sus huéspedes viajar a la era dorada de la aviación. De estilo vintage , ocupa la antigua terminal de la desaparecida aerolínea estadounidense, tiene 512 habitaciones con vistas a las pistas de aterrizaje, seis restaurantes, un bar en un avión, y espacios expositivos, entre otros servicios. La propuesta, como las demás, es todo un éxito.

Por Magda Bigas