Qantas vende los carritos (trolley) del Boeing 747 llenos de aperitivos por 890 euros.

La caída del tráfico aéreo y, por tanto, de los ingresos de las compañías del sector, ha provocado que las aerolíneas y sus proveedores hayan empezado a vender parte de su inventario para conseguir así algo de dinero extra.

Así, Thai Airways y Cathay Pacific se han volcado en vender comidas de los vuelos como productos independientes, y GNS Foods, proveedor de United Airlines, ha puesto a la venta el exceso de frutos secos a precios de ganga a finales de agosto.

Te puede interesar: La experiencia de dormir en un antiguo Airbus A319 de Etihad Airways.

Qantas, sin embargo, los ha superado a todos. Después de retirar su flota de Boeing 747, la aerolínea australiana ha decidido vender los carritos (trolley) que una vez subieron a bordo del Queen of the Skies. Y no solo ha ofrecido la estructura de metal y plástico: también los ha llenado de alcohol, caramelos y bocadillos salados, entre otras cosas, reseñó Business Insider.

Te puede interesar: El restaurante que solo sirve comida de avión en Tailandia.

Además de 160 botellas de vino en miniatura, dos botellas de champán y aperitivos varios, Qantas ha colocado en los carritos kits con los productos que normalmente facilita para estar más cómodo en vuelos largos, dos mantas de primera clase y cuatro juegos de pijamas.

Qantas ha valorado los carritos por 1.474 dólares australianos cada uno, poco más de 890 euros al cambio actual, y ya están todos vendidos.

Parece que muchos fanáticos de la aviación están dispuestos a gastar todo ese dinero para equipar los bares de sus casas o hacer sus simuladores de vuelo un poco más realistas, incluso si muestran el desgaste normal que se espera de un carro que ha hecho innumerables viajes por el pasillo.

Qantas también ha intentado apuntalar sus arcas vendiendo pijamas de primera clase junto con vuelos a ninguna parte que aterrizan justo donde empezaron.