Líderes de la aviación lanzan el primer estudio de emisiones de combustible de aviación 100% sostenible.

Un equipo de especialistas en el sector aeroespacial ha puesto en marcha el primer estudio mundial sobre las emisiones en vuelo utilizando un combustible de aviación 100% sostenible (SAF) en un avión comercial de pasajeros de fuselaje ancho.

Te puede interesar: La NASA desarrolla tecnología para detectar turbulencias a kilómetros de distancia.

Airbus, el centro de investigación alemán DLR, Rolls-Royce y el fabricante de SAF, Neste, se han unido para poner en marcha el proyecto pionero “Emission and Climate Impact of Alternative Fuels” (ECLIF3), que estudia los efectos del 100% de SAF en las emisiones y el rendimiento de los aviones.

Los resultados del estudio -que se llevará a cabo en tierra y en el aire utilizando un avión Airbus A350-900 propulsado por motores Rolls-Royce Trent XWB- respaldarán los esfuerzos que actualmente realizan Airbus y Rolls-Royce para garantizar que el sector de la aviación esté preparado para el uso a gran escala de SAF como parte de la iniciativa más amplia para descarbonizar la industria.

Te puede interesar: Airbus analiza lanzar una versión de carga del A350.

Esta semana se han iniciado en las instalaciones de Airbus en Toulouse (Francia) las pruebas de los motores para el despacho de combustible, incluido un primer vuelo para comprobar la compatibilidad operativa del uso del 100% de SAF con los sistemas de la aeronave. A estas pruebas les seguirán las de emisiones en vuelo, que se iniciarán en abril y se reanudarán en otoño, utilizando el “avión de persecución” Falcon 20-E del DLR para realizar mediciones que investiguen el impacto del uso de SAF en las emisiones. Mientras tanto, se realizarán otras pruebas en tierra para medir las emisiones de partículas y determinar el impacto medioambiental del uso de SAF en las operaciones aeroportuarias.

Tanto en las pruebas en vuelo como en tierra se compararán las emisiones del uso de SAF 100% producido con tecnología HEFA (ésteres y ácidos grasos hidroprocesados) con las del queroseno fósil y el queroseno fósil de bajo contenido en azufre.

“El SAF es una parte vital de la ambición de Airbus de descarbonizar la industria de la aviación y estamos trabajando estrechamente con una serie de socios para asegurar un futuro sostenible para el transporte aéreo”, dijo Steven Le Moing, Director del Programa de Nuevas Energías de Airbus. “Actualmente, los aviones sólo pueden funcionar con una mezcla máxima del 50% de SAF y queroseno fósil; esta interesante colaboración no sólo permitirá conocer el funcionamiento de los motores de turbina de gas con un 100% de SAF con vistas a su certificación, sino que identificará las posibles reducciones de emisiones y los beneficios medioambientales de utilizar dichos combustibles en vuelo también en un avión comercial.”

“Al investigar el 100% de SAF, estamos llevando nuestra investigación sobre el diseño del combustible y el impacto climático de la aviación a un nuevo nivel. En anteriores campañas de investigación, ya pudimos demostrar el potencial de reducción de hollín de mezclas de combustibles alternativos de entre el 30 y el 50%, y esperamos que esta nueva campaña demuestre que este potencial es ahora incluso mayor”, dijo Patrick Le Clercq, director del proyecto ECLIF en el DLR.

“En nuestro mundo posterior a COVID-19, la gente querrá conectarse de nuevo pero hacerlo de forma sostenible. En el caso de los viajes de larga distancia, sabemos que esto implicará el uso de turbinas de gas durante las próximas décadas. El SAF es esencial para la descarbonización de esos viajes y apoyamos activamente el aumento de su disponibilidad para la industria de la aviación. Esta investigación es esencial para apoyar nuestro compromiso de comprender y permitir el uso del 100% de SAF como solución de bajas emisiones”, indicó Simon Burr, Director de Desarrollo de Productos y Tecnología de Rolls-Royce Civil Aerospace.

También te puede interesar