Rolls Royce en conversaciones con Boeing sobre el programa 797.

El fabricante de motores Rolls-Royce da un giro y reanuda las conversaciones con Boeing para impulsar su nuevo programa de aviones 797.

Hace dos años, Rolls Royce sorprendió al mundo de la aviación al retirarse de la carrera para fabricar el motor del Boeing 797 tras anunciar unas pérdidas de 2.900 millones de libras por los costes de rectificación de los fallos de durabilidad de sus motores Trent 1000.

Te puede interesar: Airbus reanuda plan de construir una nueva línea de producción de aviones de pasillo único en Toulouse.

Se espera que el 797 sea un avión de doble pasillos con 220-270 plazas en configuración 2-3-2 en clase económica que tendría una autonomía de unas 10 horas y se situaría entre los aviones más pequeños de un solo pasillo (737 y A320) y los diseños más grandes (787 y A350), según indicó AirlineRatings.

El ahorro de combustible prometido tanto por el motor de nueva generación como por el fuselaje optimizado, tiene entusiasmado al sector de las aerolíneas, y el director ejecutivo de Qantas, Alan Joyce, dijo antes de la pandemia del COVID que Boeing estaría “loco si no lo hiciera”.

Te puede interesar: Airbus cree que China entraría en la rivalidad con Boeing para 2030.

“Creemos que es un avión fantástico sobre el papel que tiene buena pinta para lo que queremos”.

El tamaño del mercado para el 797 se calcula entre 5000 y 7000 aviones en 20 años.

El UltraFan, que Rolls-Royce ha empezado a construir y será mayor motor aéreo del mundo, será significativamente más grande de lo que Boeing necesita, pero dará lugar a una nueva familia con diversos niveles de empuje.

El avión de medio alcance de doble pasillo, con capacidad para unos 250 pasajeros, no es nuevo, tanto Boeing como su empresa heredera, McDonnell Douglas, promocionaron el concepto en los años 80 y 90.

También te puede interesar