Unión Europea cerró su espacio aéreo a aviones bielorrusos y aumenta la presión.

Los gobiernos del bloque europeo anunciaron que las autoridades de sus países deben negar el permiso para “aterrizar, despegar o sobrevolar sus territorios a cualquier avión operado por las compañías aéreas bielorrusas”.

Te puede interesar: Ryanair busca más de 50 nuevos profesionales para sus Labs de Madrid.

La sanción entró en vigor desde la media noche de este viernes 4 de junio, como parte de las medidas de castigo por los hechos del pasado 23 de mayo. Ese día el Gobierno de Alexander Lukashenko forzó, con un avión de combate, el aterrizaje en Minsk de un vuelo de Ryanair en pleno trayecto entre Grecia y Lituania. A bordo estaba el periodista opositor Roman Protasevich, que fue arrestado con su novia.

Como resultado se verán gravemente afectadas las operaciones de compañías como Belavia, que normalmente vuela a unos 20 aeropuertos en Europa, incluidos Alemania, Francia, Italia y Austria, informó Reuters.

Te puede interesar: Korean Air obtiene la aprobación de otros dos países para la adquisición de Asiana.

La sanción incluye también a los transportistas comerciales, que venden asientos en aviones operados por otra aerolínea como parte de un acuerdo de código compartido.

Por otro lado, esta misma semana la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) emitió una directiva de seguridad según la cual los aviones de la UE también deben evitar el espacio aéreo de Belarús, a menos que se trate de una emergencia.

Una medida criticada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

El jefe del organismo, Willie Walsh, resaltó que ahora los vuelos a Asia serán más largos y costosos, y que la seguridad en los trayectos aéreos no debería ser politizada. Dijo que se trata de un “desarrollo retrógrado y decepcionante”.

Pero tanto la UE como la OTAN sostienen que el precedente del aterrizaje forzoso del vuelo de Atenas a Vilna fue un episodio de piratería estatal y que demanda acciones como esta.

También te puede interesar