Airbus y sus socios inician pruebas para «vuelos más eficientes».

Airbus, Air France y DSNA, el Proveedor de Servicios de Navegación Aérea (ANSP) francés, han comenzado a trabajar en el desarrollo de los «vuelos más eficientes desde el punto de vista energético», tras su vuelo de demostración inaugural de París a Toulouse Blagnac el día del evento Airbus Summit. El avión voló una trayectoria optimizada, marcando la primera de una serie de pruebas previstas durante 2021 y 2022 en el marco del proyecto «ALBATROSS» de la Empresa Común de Investigación ATM del Cielo Único Europeo (SESAR JU).

Te puede interesar: Air New Zealand y Airbus investigarán el futuro de los aviones impulsados por hidrógeno.

Lanzado en febrero de 2021, ALBATROSS es una iniciativa a gran escala de los principales grupos de interés de la aviación europea liderada por Airbus. Su objetivo es demostrar, a través de una serie de vuelos de demostración en vivo de puerta a puerta en toda Europa, la viabilidad de implementar la mayoría de los vuelos energéticamente eficientes a corto plazo, combinando varias innovaciones técnicas y operativas de I+D.

Te puede interesar: Azores Airlines bate récord del vuelo más largo realizado con un Airbus A321.

«ALBATROSS» sigue un enfoque holístico al abarcar todas las fases del vuelo, implicar directamente a todos los grupos de interés relevantes (como las aerolíneas, los proveedores de servicios de navegación aérea, los gestores de redes, los aeropuertos y la industria) y abordar tanto los aspectos operativos como los tecnológicos de la aviación y la gestión del tráfico aéreo (ATM). Durante las demostraciones de vuelo se pondrán en práctica numerosas soluciones, desde los nuevos procedimientos de aproximación de precisión hasta el ascenso y descenso continuos, pasando por una gestión más dinámica de las restricciones necesarias del espacio aéreo, el rodaje sostenible y el uso sostenible del combustible de aviación (SAF).

Gracias a la transmisión de datos de trayectoria cuatridimensionales, la ATM podrá optimizar y predecir mejor la trayectoria de una aeronave, permitiendo así reducir de forma inmediata y concreta la huella medioambiental de un vuelo.

A partir de septiembre de 2021, estas pruebas en vivo incluirán alrededor de 1.000 vuelos, mostrando soluciones operativas maduras con potenciales ahorros de combustible y emisiones de CO2. Se espera que los primeros resultados estén disponibles en 2022.

También te puede interesar