Aerolínea paquistaní suspende sus operaciones en Afganistán por injerencia de los talibanes.

La compañía aérea Pakistan International Airlines (PIA) suspendió este jueves sus vuelos a la capital afgana, Kabul, tras lo que calificó de injerencia «de mano dura» por parte de las autoridades talibanes, que incluyó cambios arbitrarios en las normas e intimidación del personal.

Aerolíneas asiáticas aumentan los vuelos a medida que se suavizan las restricciones de viaje.

La suspensión se produjo cuando el gobierno talibán ordenó a la aerolínea, la única compañía internacional que opera regularmente desde Kabul, que redujera los precios de los billetes a niveles anteriores a la caída del gobierno afgano respaldado por Occidente en agosto, informó Reuters.

«Suspendemos nuestras operaciones de vuelo a Kabul a partir de hoy debido a la mano dura de las autoridades», dijo un portavoz.

Anteriormente, los talibanes habían advertido a la PIA y a la aerolínea afgana Kam Air que sus operaciones en Afganistán corrían el riesgo de ser bloqueadas a menos que aceptaran reducir los precios de los billetes, que han alcanzado niveles cada vez más inalcanzables para la mayoría de los afganos.

Emirates y Qantas amplían su colaboración para impulsar los viajes.

Dado que la mayoría de las compañías aéreas internacionales ya no vuelan a Afganistán, los billetes para volar a la capital paquistaní, Islamabad, se han estado vendiendo por hasta 2.500 dólares en PIA, según las agencias de viajes de Kabul, frente a los 120-150 dólares de antes.

El Ministerio de Transporte afgano dijo en un comunicado que los precios de la ruta debían «ajustarse a las condiciones de un billete antes de la victoria del Emirato Islámico» o se detendrían los vuelos.

La PIA afirmó que, desde que se formó el nuevo gobierno talibán, su personal en Kabul se ha enfrentado a cambios de última hora en la normativa y los permisos de vuelo y a un «comportamiento muy intimidatorio» por parte de los comandantes talibanes.

Según la organización, su representante en el país fue retenido a punta de pistola durante horas y sólo fue liberado tras la intervención de la embajada de Pakistán en Kabul.

La creciente crisis económica se suma a la preocupación por el futuro de Afganistán bajo el régimen talibán, por lo que ha habido una gran demanda de vuelos y la principal oficina de pasaportes de Kabul se ha visto asediada por personas que intentan obtener documentos de viaje desde su reapertura este mes.

Foto: Asuspine/Wikimedia

También te puede interesar