Aerolíneas asiáticas aumentan los vuelos a medida que se suavizan las restricciones de viaje.

Las aerolíneas de Asia-Pacífico han perdido miles de millones de dólares este año, con los aviones inmovilizados a causa del COVID-19. Ahora, a medida que algunas de las normas más estrictas del mundo en materia de viajes relacionados con la pandemia comienzan a suavizarse, están aumentando los vuelos y las ofertas de billetes.

Emirates y Qantas amplían su colaboración para impulsar los viajes.

Las agencias de viajes y compañías aéreas asiáticas han dicho a Reuters que están viendo un aumento de las reservas y de las solicitudes de viaje, ya que países como Malasia y Vietnam permiten reanudar los vuelos nacionales a partir de esta semana, tras meses de estrictos cierres.

La India está levantando un límite de capacidad nacional, mientras que Singapur, Tailandia y Fiyi están abriendo sin cuarentena a los viajeros internacionales vacunados de determinados países.

Aunque la IATA no espera una mejora significativa de los viajes internacionales en Asia-Pacífico hasta «más adelante en 2022» -previendo pérdidas acumuladas de 11.200 millones de dólares este año, que se reducirán a 2.400 millones el año que viene-, las compañías, desde AirAsia Group hasta VietJet Aviation, Singapore Airlines, Fiji Airways y Qantas, ya están aumentando su capacidad.

Tata pagará 2.400 millones de dólares para recuperar el control de Air India.

«Lo más importante es que prácticamente todos los gobiernos de la región de Asia-Pacífico, con tal vez una o dos excepciones, están abandonando sus estrategias de COVID-cero y pasando a una especie de marco de COVID-normal», dijo el Director General de la Asociación de Aerolíneas de Asia-Pacífico, Subhas Menon.

Aunque las restricciones se están suavizando, la vuelta a la normalidad está muy lejos. La IATA calcula que las pérdidas de la industria de la aviación a nivel mundial por la pandemia ascenderán a la friolera de 200.000 millones de dólares entre 2020 y 2022, y sólo en Asia las pérdidas se acercaron a los 50.000 millones de dólares en 2020. Los viajes internacionales en la región de Asia-Pacífico se situaron en agosto en torno al 4% de los niveles de 2019.

Y aunque la relajación de las restricciones abrirá el camino a un cierto turismo, inicialmente supondrá un goteo comparativo: Tailandia espera sólo unos 100.000 visitantes extranjeros este año, frente a los casi 40 millones de 2019.

También te puede interesar