Airbus realiza su primer vuelo de larga distancia en formación para reducir emisiones.

Airbus ha realizado la primera demostración de vuelo en formación de larga distancia en el espacio aéreo transatlántico regulado por el tráfico aéreo general (GAT) con dos aviones A350 volando a tres kilómetros de distancia desde Toulouse, Francia, hasta Montreal, Canadá. En el viaje se ahorraron más de 6 toneladas de emisiones de CO2, lo que confirma el potencial de ahorro de combustible de más del 5% en los vuelos de larga distancia.

El vuelo de prueba de «final demonstration» tuvo lugar el 9 de noviembre con dos aviones A350, MSN1 y MSN59, el primero como avión líder y el segundo como seguidor. Esto fue posible gracias a los sistemas de control de vuelo desarrollados por Airbus, que posicionan al avión seguidor de forma segura en la estela ascendente del avión líder, lo que le permite reducir el empuje del motor y el consumo de combustible. Un principio similar puede observarse en las grandes aves migratorias, como los gansos, que vuelan juntos en una clara formación en forma de V.

Airbus tendrá una importante presencia en el Dubai Airshow 2021.

«Este vuelo de demostración es un ejemplo concreto de nuestro compromiso de hacer realidad nuestra hoja de ruta de descarbonización. También habla de cómo la colaboración de toda la industria será clave para hacerlo realidad. Hemos recibido un gran apoyo para este proyecto por parte de nuestras aerolíneas y socios de tráfico aéreo, además de los reguladores. La posibilidad de implantarlo en los aviones de pasajeros a mediados de esta década es muy prometedora. Imagínense el potencial que tendría el despliegue de fello’fly en todo el sector», dijo Sabine Klauke, Directora Técnica de Airbus.

Los pilotos de las aerolíneas asociadas a Airbus, SAS Scandinavian Airlines y Frenchbee, presenciaron el vuelo transatlántico a bordo como observadores. El vuelo fue posible gracias a Airbus y a sus socios de gestión del tráfico aéreo y proveedores de servicios de navegación (DSNA, NATS, NAV CANADA, Eurocontrol e IAA), con el apoyo de la DGAC, que juntos demostraron que la tecnología de vuelo con recuperación de energía de la estela aprovechada en un vuelo fello’fly puede lograrse sin comprometer la seguridad. La demostración también muestra cómo las operaciones de fello’fly podrían mejorar significativamente el rendimiento medioambiental de los aviones comerciales y contribuir a los objetivos de descarbonización de la industria de la aviación a corto plazo.

El Grupo Lufthansa estudia comprar más aviones Airbus A220.

El siguiente paso es conseguir el apoyo de las autoridades para que este nuevo concepto operacional pueda ser certificado y, en última instancia, permitir a las aerolíneas reducir su consumo de combustible y sus emisiones de CO2.

El pionero vuelo fello’fly de Airbus fue recibido a su llegada a Montreal por el Presidente del Consejo y el Secretario General de la agencia de aviación de la ONU, la OACI. El Presidente del Consejo, Salvatore Sciacchitano, dijo que la demostración representaba «un ejemplo inspirador del nivel de compromiso actual para reducir las emisiones de la aviación», mientras que el Secretario General de la OACI, Juan Carlos Salazar, comentó cómo reflejaba «la increíble diversidad de innovaciones en el transporte aéreo que se están llevando a cabo para cumplir los objetivos del sector y garantizar que los vuelos sean cada vez más sostenibles».

Lanzado en 2019, fello’fly es un proyecto de demostración de vuelo alojado en Airbus UpNext que utiliza la biomímesis (el diseño y la producción de materiales, estructuras y sistemas inspirados en la naturaleza).

También te puede interesar