Justicia tailandesa aprueba el plan de reestructuración de Thai Airways.

Un tribunal de justicia tailandés aprobó este lunes el plan de reestructuración presentado por la aerolínea nacional Thai Airways, que se declaró en bancarrota en mayo a raíz de la suspensión de rutas por la pandemia de la COVID-19.

Los magistrados del Tribunal Central de Quiebras, en Bangkok, además nombraron a la auditoria Ernst & Young y otros seis actuales directivos de la compañía aérea para supervisar el plan de reestructuración.

Te puede interesar: Air New Zealand deja en tierra su flota de aviones Boeing 777 hasta septiembre de 2021.

Thai Airways sufrió unas pérdidas netas de 28.000 millones de baht (763 millones de euros o 902 millones de dólares) en el primer semestre del presente año como consecuencia del impacto de la pandemia de COVID-19.

La compañía de bandera tailandesa, que canceló todos sus vuelos regulares el pasado 1 de abril, ha visto cómo sus ingresos caían un 56,9 % en el primer semestre, hasta los 40.000 millones de baht (1.080 millones de euros o 1.280 millones de dólares), con lo que sus deudas han ascendido a 332.000 millones de baht (9.000 millones de euros o 10.600 millones de dólares).

Te puede interesar: Aeroméxico recibe 100 millones de financiación en el primer tramo de su proceso de reestructuración.

Unos 6.000 empleados, o un 30 % de los 20.000 trabajadores de la aerolínea, han sido despedidos a raíz de la suspensión de operaciones, mientras que el resto ha visto reducidos sus salarios.

La crisis económica a raíz de la pandemia de la COVID-19 ha aumentado la presión sobre las finanzas de Thai Airways, que acumula pérdidas desde hace años y cuyas acciones controla en su mayoría el Ministerio tailandés de Finanzas.

El gobierno de Tailandia ultima un plan, que podría ser aprobado en octubre, para conceder a las aerolíneas créditos blandos por valor de 24.000 millones de baht (646 millones de euros o 770 millones de dólares), que irán acompañados de una extensión del periodo de reducción de impuestos en el combustible y la exención o reducción de tarifas de operaciones como las tasas de aterrizaje.

Por EFELa Vanguardia

Foto: Aero Icarus/Wikimedia