Boeing vuelve a retrasar el 777X y registra pérdidas anuales récord.

Boeing reveló este miércoles que asumió un fuerte cargo de 6.500 millones de dólares por su nuevo avión de pasajeros 777X, al tiempo que registró una pérdida anual récord debido a la pandemia de coronavirus y a las secuelas de una crisis de seguridad de su 737 MAX.

Te puede interesar: Boeing se compromete a entregar aviones comerciales que vuelen con combustibles 100% sostenibles.

La crisis del coronavirus ha exacerbado la caída de la demanda de los mayores aeronaves de la industria, con clientes de las aerolíneas que rehúsan las entregas de aviones debido a las restricciones de los viajes internacionales, perjudicando el flujo de caja del fabricante de aviones estadounidense.

El fabricante reveló de 8.300 millones de dólares en cargos operativos, incluyendo un cargo de 468 millones de dólares por costes de producción del 737, 275 millones de dólares por problemas de producción del avión cisterna de reabastecimiento KC-46 y 744 millones de dólares relacionados con su acuerdo del 737 MAX con el Departamento de Justicia de EE.UU. por una acusación de conspiración de fraude.

Las pérdidas netas de la compañía aumentaron a 8.440 millones de dólares en el cuarto trimestre finalizado el 31 de diciembre, frente a los 1.010 millones de dólares del año anterior, lo que eleva las pérdidas de todo el año a un récord de 11.940 millones de dólares.

Boeing también indicó que ahora espera que el 777X entre en servicio a finales de 2023, retrasando la entrada del avión por tercera vez, debido a los requisitos de certificación más estrictos después de la crisis de seguridad del 737 MAX y la caída de la demanda, reseñó Reuters.

Te puede interesar: BBAM ordena 6 aviones Boeing 737-800BCF.

“2020 fue un año de profundos trastornos sociales y globales que limitaron significativamente nuestra industria”, dijo el presidente ejecutivo de Boeing, Dave Calhoun, en un comunicado que acompañaba a los resultados.

La histórica caída de los viajes aéreos y la ampliación de las inspecciones sobre los defectos de producción detuvieron las entregas de docenas de 787 a las aerolíneas, cortando una fuente clave de efectivo justo cuando Boeing trabaja para eliminar un inventario de unos 450 aviones 737 MAX.

Boeing dijo que espera reanudar la entrega de 787 a los clientes en algún momento de 2021, aunque no se esperaba que las entregas recuperaran los niveles de 2019 hasta al menos 2024, según los analistas.

El fabricante estadounidense reafirmó sus planes de alcanzar un ritmo de producción fuertemente reducido de 5 aviones 787 al mes en marzo, cuando consolidará la producción en su fábrica de Carolina del Sur. También indicó que mantiene sus planes de alcanzar un ritmo de producción de 31 aviones 737 al mes a principios de 2022.

Por Eric M. Johnson, Ankit Ajmera.

También te puede interesar