Rolls-Royce cerrará por 15 días sus fábricas de motores a reacción.

Rolls-Royce cerrará este verano sus fábricas de motores a reacción por primera vez en su historia debido a la falta de trabajo, en un esfuerzo por contener las fuertes pérdidas ocasionadas por la pandemia.

Te puede interesar: Este propulsor eléctrico para aviones reduce sus costes operativos.

La empresa de ingeniería del FTSE 100 se prepara para cerrar las plantas durante quince días, que se concentran en torno a su sede de Derby. Las medidas afectarán a los 19.000 empleados de la división aeroespacial civil internacional de Rolls, incluidos 12.500 en el Reino Unido, que fabrican motores para aviones, reseñó The Telegraph.

Aún no se han concretado las fechas de la parada, pero responde al colapso de la demanda de viajes aéreos provocado por el coronavirus.

Te puede interesar: Boeing continúa trabajando en la tecnología del 797.

El personal ha sido informado de que las dos semanas de sueldo que perderán se repartirán a lo largo del año para minimizar el impacto en sus ingresos. Se espera que Rolls-Royce ahorre decenas de millones de libras en salarios, además de energía y otros gastos de funcionamiento.

Fuentes de la empresa subrayaron que el cierre no se debe a que
Rolls-Royce esté a punto de liquidar su cartera de pedidos, sino que se trata de ahorrar dinero al no trabajar con volúmenes bajos, lo que sería antieconómico. Los jefes también están iniciando conversaciones con los sindicatos sobre cómo lograr un aumento de la productividad y la eficiencia del 10 por ciento.

También te puede interesar