El Boeing 777X realiza pruebas de frío extremo en Alaska.

Uno de los cuatro aviones de prueba del Boeing 777X ha sido trasladado desde Seattle a Fairbanks (Alaska) para realizar pruebas en condiciones de frío extremo como parte de su programa de certificación.

Te puede interesar: Boeing vuelve a retrasar el 777X y registra pérdidas anuales récord.

Las aeronaves necesitan ser probadas para examinar cómo el frío extremo afecta a varias partes del avión.

Por ejemplo, los metales se contraen a ritmos diferentes, mientras que los lubricantes pueden perder su viscosidad, creando problemas de desgaste en las piezas móviles.

Te puede interesar: Emirates estudia cambiar un tercio de los pedidos del 777X por 787.

Una de las pruebas consiste en apagar el avión durante 24 horas y luego hacer un arranque en frío.

El alcance de las pruebas incluye: Arranque del motor y de la APU después de la inmersión en frío; pruebas del inversor de empuje con nieve; verificación del comportamiento de los sistemas a temperaturas extremas; y despegue abortado.

La semana pasada, Boeing anunció el retraso del programa 777X para dar cabida a los cambios de certificación y a las peticiones de los clientes de retrasar las entregas debido a COVID.

El avión ha sido encargado por aerolíneas como Emirates, Qatar Airways, Etihad Airways, Lufthansa, Singapore Airlines, Cathay Pacific Airways, British Airways y All Nippon Airlines.

También te puede interesar