Boeing inspecciona las ventanillas de la cabina de vuelo de algunos 787.

Boeing está examinando las ventanillas de la cabina de vuelo de algunos de sus 787 Dreamliner a medida que el atribulado fabricante de aviones amplía su búsqueda de posibles fallos de fabricación que han retrasado las entregas de su avión de pasajeros estrella, según personas informadas del asunto.

Te puede interesar: Southwest Airlines reanudó sus vuelos con el Boeing 737 Max.

El fabricante estadounidense ha estado probando las ventanas de la cabina en un lote limitado de aviones después de saber que un proveedor modificó su proceso de producción, dijeron dos de las personas, que pidieron no ser identificadas porque el asunto es delicado. Boeing quiere asegurarse de que las ventanas siguen cumpliendo sus requisitos después del cambio, pero no se espera que las pruebas afecten a las entregas de marzo, dijo una de las personas.

Te puede interesar: Boeing ve riesgo potencial de seguridad en el nuevo Airbus A321XLR.

La aparición de otro posible fallo se produce en un momento en que los mecánicos e ingenieros de Boeing trabajan para intentar reanudar las entregas del 787 Dreamliner a finales de este mes, en línea con lo que los ejecutivos prometieron durante una convocatoria de beneficios en enero. El fabricante no ha entregado ninguno de los aviones desde octubre tras descubrir más de los diminutos hoyuelos en el revestimiento interior donde se funden los barriles de fibra de carbono del fuselaje para formar el armazón del avión, reseñó Bloomberg.

Cuando se le preguntó acerca de las revisiones de las ventanas, un representante de Boeing se remitió a la declaración de la compañía del 9 de marzo que decía que está “progresando a través de inspecciones y retrabajo según sea necesario en los aviones no entregados.”

“Sobre la base de nuestros planes actuales, seguimos esperando reanudar la entrega de los 787 a finales de marzo; sin embargo, seguiremos tomándonos el tiempo necesario y ajustaremos cualquier plan de entrega según sea necesario”, dijo la compañía en el comunicado.

Las interrupciones de la producción han obligado a Boeing a almacenar más de 80 Dreamliners en torno a sus fábricas y en el desierto de California, creando una nueva preocupación justo cuando la crisis que rodea a su 737 Max disminuye.

Uno de los principales compradores del 787, Air Lease Corp., ha advertido que los problemas de producción “parecen haberse multiplicado” en el avión de doble pasillo. “Cada vez hay más inspecciones”, dijo John Plueger, director general de la empresa de alquiler de aviones con sede en Los Ángeles.

Por Alex Beltyukov/Wikimedia

También te puede interesar