Boeing ve riesgo potencial de seguridad en el nuevo Airbus A321XLR.

Boeing ha expresado su preocupación por el diseño del nuevo avión de su rival Airbus, el A321XLR, afirmando que un nuevo tipo de depósito de combustible podría suponer un riesgo de incendio.

Te puede interesar: China avanza en la recertificación del Boeing 737 MAX.

La intervención del gigante estadounidense de la aviación no carece de precedentes en un sistema mundial que permite a los fabricantes intervenir cuando las normas de seguridad se interpretan de forma que puedan afectar al resto de la industria, reseñó Reuters.

Esto se produce en un momento crucial, ya que Boeing está saliendo de una crisis de seguridad de dos años del 737 MAX, y Airbus se enfrenta a su propia prueba del endurecimiento que se espera de los reguladores de todo el mundo tras la inmovilización del MAX.

Te puede interesar: Rusia anuncia que lanzará el SSJ100 VIP en el segundo semestre del año.

En una presentación a la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA), Boeing dijo que la arquitectura de un depósito de combustible destinado a aumentar la autonomía del A321XLR “presenta muchos peligros potenciales”.

El debate gira en torno al principal punto de venta del A321XLR: la mayor autonomía de un avión de pasillo único.

En la mayoría de los aviones, el combustible se transporta en las alas y en los depósitos centrales.

Para satisfacer la demanda de rutas más largas, Airbus ya ha añadido tanques de combustible adicionales opcionales dentro del área carga de algunos A321.

En el caso del A321XLR, Airbus planea obtener más espacio para el combustible moldeando un depósito directamente en el fuselaje, lo que significa que su forma seguiría los contornos del avión y transportaría más combustible.

El concepto llamó la atención de la EASA, que en enero dijo que impondría condiciones especiales para mantener la seguridad de los pasajeros.

“Un depósito de combustible del fuselaje integral expuesto a un incendio externo, si no está adecuadamente protegido, puede no dar tiempo suficiente a los pasajeros para evacuar el avión con seguridad”, dijo.

En sus comentarios a la EASA, publicados por Flightglobal, Boeing citó los riesgos de que un avión se salga de la pista o de que le fallen el tren de aterrizaje.

“La consulta pública forma parte del programa de desarrollo de un avión”, dijo un portavoz de Airbus, añadiendo que cualquier cuestión planteada se abordaría junto con los reguladores.

Por Tim Hepher

También te puede interesar