Boeing se prepara para reanudar entregas de aviones 787.

Boeing está a punto de reanudar las entregas de sus 787 Dreamliners esta semana, poniendo fin a una interrupción de cinco meses mientras los mecánicos del fabricante buscaban pequeños fallos estructurales en los aviones de fibra de carbono, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Te puede interesar: Boeing inspecciona las ventanillas de la cabina de vuelo de algunos 787.

La primera entrega se espera para este viernes, y es probable que Boeing entregue dos o tres de los aviones de fuselaje ancho este mes, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque el asunto es confidencial, reseñó Bloomberg.

La reanudación de las entregas de aviones de pasajeros aliviará la incertidumbre que se había creado en torno a los aviones más avanzados de Boeing. La sequía de entregas se sumó a las presiones de efectivo de fabricante, con más de 80 Dreamliners sin entregar.

Te puede interesar: Boeing prevé una demanda de 2.610 aviones en América Latina y el Caribe hasta 2039.

“Seguimos esperando reanudar la entrega de 787 a finales de marzo”, dijo Boeing en un comunicado enviado por correo electrónico, sin proporcionar un calendario específico. “Sin embargo, seguiremos tomándonos el tiempo necesario y ajustaremos cualquier plan de entrega según sea necesario. Seguimos en comunicación constante y transparente con nuestros clientes y reguladores.”

Air Lease Corp. espera recibir un Dreamliner la semana del 29 de marzo, dijo el jueves Steven Udvar-Hazy, fundador y presidente de la compañía de leasing.

United Airlines también está al frente de la fila y podría recibir uno o más modelos 787-9 tan pronto como el viernes, una vez que los reguladores estadounidenses aprueben las reparaciones realizadas por los mecánicos e ingenieros de Boeing, dijeron dos de las personas. La aerolínea, con sede en Chicago, necesita los nuevos 787 de largo alcance para paliar la pérdida de su antigua flota de Boeing 777-200, que ha sido apartada para la inspección de sus motores después de que un turboventilador explotara el mes pasado durante una salida de Denver.

Los directivos de Boeing se habían comprometido a reanudar las entregas este trimestre, mientras la empresa se recupera de uno de los años más difíciles de su centenaria historia. Después de quemar 20.000 millones de dólares el año pasado, el camino del fabricante de aviones para generar efectivo en los próximos dos años depende de su capacidad para deshacerse de más de 500 aviones – principalmente Dreamliners y el 737 Max – que se han acumulado.

Por Julie Johnsson, Siddharth Philip y Justin Bachman.

También te puede interesar