Ryanair prevé caída de hasta el 40% del tráfico de pasajeros en verano.

La compañía aérea irlandesa de bajo coste Ryanair informó este miércoles de que su tráfico de pasajeros será este verano un 30% o un 40% menor que el registrado en ese mismo periodo de 2019 como consecuencia de la restricciones impuestas a los viajes por la pandemia de coronavirus.

Te puede interesar: Ryanair lanza su programación de invierno con más de 700 rutas.

Su director ejecutivo, Michael O’Leary, ofreció esa previsión en una comparecencia ante el Comité de Transporte del Parlamento británico, donde calificó de “lamentable” el apoyo prestado por el Gobierno de Londres a las aerolíneas durante esta crisis sanitaria, reseñó EFE.

El máximo responsable del Grupo Ryanair, líder en Europa del sector aéreo de bajo coste, aseguró que la compañía ha “sido prácticamente aniquilada” en los últimos doce meses, cuando se ha visto obligada a “devolver más de 1.500 millones de euros” a los clientes “porque nuestros vuelos fueron cancelados por orden del Gobierno”.

Te puede interesar: Ryanair desplegará sus primeros 737 MAX en Reino Unido.

“No ha habido ayudas para eso. No hemos recibido apoyo alguno”, afirmó O’Leary, quien opinó que los subsidios para los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) han aliviado algo la situación en la aviación, pero, en general, la “respuesta del Gobierno ha sido lamentable”.

En este contexto, pronosticó que Ryanair apenas transportará a 27 millones de pasajeros en el presente ejercicio fiscal, que finaliza el 31 de marzo, frente a los 150 millones del año anterior, lo que provocará pérdidas de más de 850 millones de euros.

“Quizá podremos llegar al 60 % o el 70 % del tráfico de pasajeros habitual durante la temporada alta veraniega, entre junio, julio, agosto y septiembre, y en torno al 80 % o el 90 % en invierno”, expuso O’Leary.

El directivo lamentó que la Autoridad de Aviación Civil británica (CAA, acrónimo en inglés) “ha iniciado procedimientos penales” contra Ryanair y “otras aerolíneas” por transportar al Reino Unido pasajeros con “pruebas de covid-19 válidas” escritas en alemán e italiano, en vez de en “inglés, español o francés”, como establece la legislación de este país.

“Estas normas disparatadas y aisladas están diseñadas para que parezca que los burócratas del Ministerio de Sanidad hacen algo, pero, en realidad, son totalmente absurdas”, señaló O’Leary.

También te puede interesar