Inspecciones revelan más problemas eléctricos en algunos aviones 737 MAX.

El potencial problema eléctrico que llevó a las aerolíneas a retirar del servicio docenas de aviones 737 MAX la semana pasada afecta a más zonas de la cabina de vuelo de la aeronave de las que se conocían previamente, informó Boeing este viernes.

Te puede interesar: El regreso del 737 Max impulsa ventas trimestrales de Boeing.

El gigante aeroespacial dijo la semana pasada que había recomendado a 16 operadores de MAX que inspeccionaran sus jets por un potencial problema eléctrico que fue identificado durante el montaje de un avión en Seattle. El problema de fabricación, que Boeing dice ahora que afecta a los componentes en unos pocos lugares, tendrá que ser abordado en aproximadamente 90 jets en las flotas de las aerolíneas, así como en muchos aviones no entregados.

Te puede interesar: Turkish Airlines reanudará vuelos con el 737 MAX este jueves.

El problema revelado la semana pasada tenía que ver con la ruta de conexión a tierra de la unidad de energía de reserva en ciertos sistemas electrónicos del avión. Un cambio en la forma en que se instaló esa unidad durante la producción a principios de 2019 podría haber interrumpido esa ruta de conexión a tierra; en algunas circunstancias, eso podría afectar el funcionamiento de la fuente de energía de reserva, dijeron Boeing, la Administración Federal de Aviación y las aerolíneas la semana pasada.

Los mismos cambios de producción también afectaron a la trayectoria de conexión a tierra del panel de instrumentos principal del avión y al bastidor que alberga la unidad de energía de reserva, según descubrió Boeing durante sus recientes evaluaciones. Esas áreas deben ser inspeccionadas y modificadas también, añadió el fabricante.

También te puede interesar